Sepa adónde quiere llegar

Muchas veces una persona no llega a ninguna parte porque no sabe adónde quiere llegar. Imagínese usted, con un compromiso muy importante, un auto importado con el tanque lleno y un GPS. Si no tiene la dirección del lugar adonde debe ir, ¿sirve de algo tener un lindo auto, el tanque lleno  y un estupendo GPS? De hecho, todo eso se vuelve inútil y usted no llegará.

Lo mismo ocurre con quien está lleno de potencial, capacidad de triunfar, muchas veces incluso bien preparado y lleno de fe. sin saber adónde quiere llegar, no va a avanzar. Usted debe saber adónde quiere llegar. ¿Alguna vez pensó en eso? Tal vez diga “¡quiero triunfar!”, pero ¿se ha puesto a pensar en qué quiere triunfar? ¿Dónde? ¿Haciendo qué? ¿Con qué objetivo? Cuanto menos genéricas sean sus aspiraciones, más completa será la dirección de su GPS.

A algunas personas les parece difícil definir adónde quieren llegar. Entienden la importancia de establecer metas, pero no tienen la más remota idea de cómo hacerlo. No se dan cuenta de que ya tienen todas las condiciones necesarias para saber exactamente lo que quieren en la vida y el lugar al que quieren llegar. Si para usted es muy difícil hacer una lista de las cosas que quiere, trate de empezar haciendo una lista de las cosas que no quiere.

Es raro, pero a veces nuestras metas positivas pueden provenir de situaciones negativas. Saber lo que no quiere puede ser el primer paso para definir lo que quiere. Es transformar algo potencialmente malo en algo bueno. Cada vez que se desanime, pensar en su meta le dará fuerza para volver a levantarse.

Eso fue más o menos lo que me pasó. La meta que establecí para mí mismo, cuando era aún muy joven, se originó en una situación aparentemente negativa. Trabajé para un pintor e era alcohólico. Solo después de empezar a trabajar en ese lugar descubrí que siempre estaba borracho y, por eso, no era capaz de trabajar, a pesar de que mantenía en la puerta la propaganda de servicios de pintura. ¿Quién podría encargarse de los trabajo si el profesional no estaba en condiciones de hacerlo? por eso, decidió contratar a un ayudante: yo. Acepté, pero él olvidó su responsabilidad de enseñarme el trabajo, ya que yo no tenía experiencia.

Yo tenía 13 años y él me delegaba todo lo que le encargaban. Yo trataba de hacerlo, pero, obviamente, no podía hacerlo igual que él. Acostumbrados a la calidad de un profesional, lo clientes se quejaban, como era de esperarse. Y entonces él peleaba conmigo. Yo me sentía muy humillado e impotente frente a esa situación. Estuve una semana en ese lugar y me indigné contra lo que estaba viviendo. Entonces, decidí que nunca más trabajaría para nadie. Iba a iniciar mi propio negocio.

De alguna manera, eso me dio impulso. Yo era menor de edad y ya emancipado cuando inicié mi primer comercio. En todas las dificultades que enfrenté al principio, siempre mantuve mi objetivo en mente: ser independiente y nunca más trabajar para otros. Esa era mi meta. Siempre que surgía una dificultad, pensaba: “No puedo desistir. Nunca más voy a trabajar para otros. Voy a tener mi independencia”.

En una edad en la que muchos jóvenes hoy solo piensan en videojuegos, yo estaba trabajando para desarrollar mi independencia económica. Después de pasar los primeros años de mi vida en una situación privilegiada, vi el deterioro de la economía de la familia con la mi separación de mis padres. En lugar de deprimirme, decidí reaccionar. Como me di cuenta de que no quería trabajar para los demás, tuve que trazar mi plan de acción a partir de allí.

En primer lugar, empecé a vender desinfectante de puerta en puerta. El negocio fue creciendo, me compré una bicicleta de carga para poder entregar la mercancía en los establecimientos comerciales. En poco tiempo, el negocio creció más y me compré un automóvil para entregar los pedidos en los hoteles y tiendas en la región.

Yo sabía adónde quería llegar. Estaba trabajando para eso. No pasó mucho tiempo y descubrí una manera de abrir mi primera tienda fija. Voy a contar esa historia más adelante en este blog. Pero lo que impulsaba siempre era la meta de alcanzar mi independencia económica, de tener mi propio negocio. Y lo que me hizo definir esa meta fue la humillante experiencia de trabajar para alguien que no se tomaba su negocio en serio, ¡y mucho menos mi vida!

Ese hombre no estaba comprometido ni con su vida ni con su salud, ¿cómo podía comprometerse con mi crecimiento? En ese momento, me di cuenta de que tendría que tomar las riendas de mi vida y crecer por mi cuenta. Si no hace algo por usted, no espere a que otro lo haga. Si nadie quiere darle una oportunidad, cree una oportunidad usted mismo. Fue una situación aparentemente mala, pero que se convirtió en algo bueno.

Más tarde, ya establecido, empresario y creciendo económicamente, mi vida dio un giro. Yo estaba prosperando, pero, en mi interior, tenía un vacío muy grande. Cuando conocí a mi esposa, su madre formaba parte de una comunidad cristiana y me invitó acompañarla. Casualmente, era la misma iglesia a la que iba mi padrastro. Al principio, iba solo por mi novia, pero después me di cuenta de que esa podría ser la respuesta para llenar mi vacío.

En realidad, logré llenar lo que faltaba en mi vida y, a medida que me iba involucrando y conociendo a personas sufridas, encontré dentro de mí una nueva vocación. Yo quería ayudar a esas personas a usar la fe y a llenar su vacío. Mis prioridades cambiaron y de pronto descubrí una nueva meta en mi vida: ayudar a los otros a encontrar lo que yo había encontrado.

Nadie puede definir sus metas por usted. Solo usted puede hacer eso. Mire su vida actual y descubra hacia dónde está yendo. Antes de definir adónde quiere llegar, es importante saber dónde está. Detenga su automóvil. Conecte su GPS.

¿Dónde quiere llegar? ¿Qué lo haría feliz? ¿Qué le permitiría sentirse realizado? Escriba cómo quiere que sea su vida dentro de un año. ?Quién quiere ser? Después, analizando su vida, piense en lo que tendría que hacer para llegar a la meta que estableció.

Si se da cuenta de que tiene que cambiar de actividad, pero no sabe qué elegir, siento informarle que eso es algo que solo usted puede definir. Haga una lista de las cosas que le gusta hacer y de lo que hace con facilidad. Probablemente exista una u otra cosa para la que las personas lo buscan, ¿Arreglar muebles? ¿Hacer pasteles? ¿Aconsejar? ¿Corregir tareas escolares? ¿Investigar? ¿Vender? Analice sus habilidades y descubrirá sus talentos. ¿Qué podría dejar de hacer sin extrañarlo? Aquello que no podría dejar de hacer de ninguna manera, probablemente sea lo que debería estar haciendo.

By | 2018-09-10T07:59:14+00:00 septiembre 10th, 2018|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment