Fuerza y valor

Josué fue escogido como el líder que llevaría al pueblo de Israel hasta la tierra que Dios había prometido. Sin embargo, a pesar de que ya tenían derecho a esa tierra, tuvieron que luchar por ella. Es igual en los días de hoy, pues, a pesar de que ya tenemos derecho a lo mejor de esta tierra, eso no nos libra de tener que luchar. Pero sabemos que vamos a vencer.

El consejo que Dios le dio a Josué sirve para todos nosotros hoy: “Solamente esfuérzate y sé muy valiente” (Josué 1:7). El primer consejo es ser fuerte. Tenemos que ser fuertes para decirnos a nosotros mismos que vamos a vencer. El fuerte no es el que les dice a los demás “¡yo voy a vencer!”, sino el que logra decirse eso a sí mismo se dice a sí mismo que va a cambiar el juego.

Es necesario ser fuerte para empezar desde cero; es necesario ser fuerte para recibir una puñalada de un socio y no entregarse. Es necesario ser fuerte para encarar la dificultad y enfrentar los días malos, esos días en los que todo sale mal. ¿Para qué Dios quiere que usted sea fuerte? Para que no se entregue. Para que cuando lo agarren por sorpresa, continúe luchando. Fuerte para no para nunca y superar tempestades.

Todo el tiempo nos decimos cosas a nosotros mismos. Ese diálogo interno puede ser positivo o negativo y afecta a nuestras actitudes, a nuestra salud, nuestro humor y a nuestro futuro. Lo que usted se dice a sí mismo es aún más importante que lo que dice en voz alta, ya que su cerebro le da más importancia. La respuesta es inmediata. Por eso, controle lo que se dice a usted mismo. Usted tiene control sobre eso, aunque se haya habituado a hablar negativamente. Entienda que su diálogo interno puede debilitar o fortalecer su interior. Dejar de ser débil está en sus manos.

Dios no trabaja con quien es débil. ¿Qué se ha dicho a usted mismo? “No aguanto más”, “la situación es difícil”, “estoy cansado”, “estoy viejo”… ¿Qué se dice usted mismo? Cuanto más lucha, más se presentan días en los que todo sale mal. Sin embargo, cuando usted es fuerte, eso no desanima. usted piensa: “hoy fue difícil, pero mañana va a mejorar”.

Cuando la persona es fuerte, aguanta los golpes. Una mujer que participa en el Congreso para el Éxito contó que vivía en la cocina de un apartamento gracias a la generosidad del dueño y cada vez que alguien lavaba los platos en el piso de arriba les caía agua encima a ella y a su hijo. Era una situación humillante. Tal vez otra persona hubiera desistido, se hubiera deprimido, pero ella aguantó y no dejó de luchar para salir de esa situación. Y, de hecho, cambió las cosas para mejor. Hoy tiene su casa propia y estabilidad económica.

Aprenda algo: no hay lucha que dure toda la vida, no existe dificultad que no acabe nunca. Por eso, vale la pena desarrollar esa fuerza. Sí, porque la fuerza interior puede ejercitarse, igual que la fuerza física. No importa si usted no se siente fuerte. Lo que marca la diferencia es su decisión de volverse más fuerte. Y no hay otra opción si se quiere alcanzar el éxito y sobrevivir en este mundo.

La fuerza viene cuando ejercita su poder de decisión por encima de los sentimientos. Usted no espera a tener ganas para actuar. Cuando el médico le dice que tiene que hacer ejercicio físico, por ejemplo, no puede esperar a tener ganas. Si espera a tener ganas, nunca saldrá de su casa: después de todo, el ejercicio todavía que hacerse a base de sacrificio. La solución es usar el poder de decisión.

AL decidir incluir los ejercicios en su rutina, usted ignora sus ganas, ignora su impulso natural y jamás será vencido por la pereza (incluso puede sentir pereza, pero hará lo que tenga que hacer, independientemente de lo que sienta). Esa es la fuerza que Dios le ordenó a Josué que tuviera. La decisión lo mantendría firme en la batalla hasta la victoria. La decisión lo haría levantarse para enfrentar una nueva batalla incluso cuando estuviera cansado. La decisión no nos deja desistir. Es la decisión, y no la voluntad, la que debe ejercitar.

Dios también e dijo que fuera valiente. Valor no significa no sentir miedo. Es natural que el sentimiento surja ante alguna situación difícil. El valor se manifiesta en su reacción al miedo. Cuando ignora el miedo que siente y actúa, a partir de la certeza, está siendo valiente.

Valiente para reaccionar con la cabeza en alto. Valiente para enfrentar, valiente para arriesgar valiente para no temer al enemigo, valiente para aferrarse. El miedo es lo que hace retroceder a una persona y el valor la empuja hacia adelante.

Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy” (Joel 3:10).

No sería fácil transformar herramientas de trabajo en armas de guerra y el débil sin duda no tendría ganas de hacer eso. Pero, para hacer eso, el débil debería dejar su voluntad de lado, olvidarse de que estaba sintiéndose débil y decidir ser fuerte. Al actuar, transformando sus herramientas en armas, mostraría la fuerza. La decisión y la acción transforman a los débiles en fuertes. Primero, por dentro. El cambio de la situación exterior es solo una consecuencia.

¿Qué podría perder usted?

Cuando alguien tiene esas dos cualidades, fuerza y valentía, conquista. Aguanta la adversidad y sigue adelante. Fuerza y valentía son los ingredientes de una de las principales características de la persona de éxito: la perseverancia.

By | 2018-10-22T11:18:54+00:00 octubre 22nd, 2018|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment