Piense en grande

El éxito no combina con el prejuicio, con la mente pequeña. Quien quiera ser líder debe tener una mente abierta, desbloqueada. Lamentablemente, la mayoría tiene una mente pequeña y por eso no puede ver la enorme cantidad de oportunidades que hay en el mercado. Quien tiene la mente desbloqueada puede ver los espacios libres en el mercado y posicionarse de la mejor manera posible para crecer.

Brasil tiene una historia de colonización mediante la explotación. Por eso, la visión del brasileño promedio era muy limitada. Afortunadamente, eso ha cambiado desde hace algún tiempo, pero todavía es una minoría la que abrió los ojos. La buena noticia para usted es que está leyendo este libro para ser uno de los pocos que escogieron marcar la diferencia en este mundo.

En Estados Unidos, los niños son educados para marcar la diferencia, para influir. Crecen creyendo que todo es posible. Es algo cultural. Los jóvenes tienen como desafío ganar su primer millón. Ellos no son mejores que los brasileños, solo aprendieron a pensar de manera diferente. El brasileño, cuando le cuenta un gran sueño a su familia, escucha como respuesta: “cuidado, eres muy soñador, por los pies en la tierra. ¿Y si no funciona? Mmmm, no sé…”.

Soy brasileño y trabajo en el área de la prosperidad desde hace casi dos décadas. Es un camino difícil, porque muchas personas solo quieren conquistar ” una casita” y se acomodan cuando logran comprar una, financiada a 20 o 30 años. No ven lo absurdo de pasar décadas pagando cuotas. Muchos mueren sin poder pagarla, o la terminan de pagar al borde de la muerte. ¿De qué sirve?

Si se puede tener lo que se sueña, ¿por qué soñar pequeño? Si alguien va a tener un patrimonio considerable, ¿por qué ese alguien no puede ser usted? ¿Por qué cree que no tiene ese derecho? ¿ya se detuvo a analizar sus pensamientos sobre su vida? ¿Por qué conformarse con una vida de dificultades o con una vida limitada? Si fuera realmente un conformista en su interior, no estaría leyendo este libro. Usted quiere cosas mejores. Usted quiere tener éxito. Entonces, ¿por qué trata de convencerse de que no es lo suficientemente bueno para tener más?

El hecho de que Brasil haya sido colonizado con el pensamiento católico y Estados Unidos con el pensamiento protestante es, históricamente, uno de los factores principales que explica esa diferencia cultural. La tradición del catolicismo valora la pobreza como prueba de santidad y humildad. Por su parte, el protestantismo y el judaísmo aprendieron en la Palabra de Dios que, si somos un pueblo que sigue al Dios Vivo, tenemos la obligación de mostrar, con nuestra vida, la grandeza de ese Dios. Por eso, tenemos que se los mejores en todo y tener lo mejor. El mejor carácter, la mejor conducta, la mejor reputación, el mejor trabajo, el mejor resultado, el mejor salario, los mejores, bienes, la mejor familia… Aunque no alcancemos la perfección, seguimos buscando el perfeccionamiento. Siempre pensando en mejorar. No para ostentar, sino para honrar a nuestro Dios.

Esa herencia cultural s tan fuerte que, aún hoy, cuando gran parte de la población brasileña ya no es católica y gran parte de la población estadounidense no es más protestante, la forma de pensar sigue siendo muy similar a la implantada por los primeros colonizadores.

¿Por qué no cambió la forma de pensar? ¿Por qué es imposible cambiarla? No, la forma de pensar no cambió porque las personas entraron en modo automático y dejaron de pensar en eso. No reflexionan y consideran inútil buscar otra manera de actuar. Algunos incluso quieren lograr nuevos resultados, pero quieren seguir haciendo lo que hicieron hasta ahora, porque es lo más fácil. ¿Quién quiere sacrificar?

Nosotros podemos cambiar nuestros pensamientos. Podemos moldear nuestra forma de ver al mundo. Podemos cambiar nuestro modo, ampliar nuestros horizontes y pensar fuera de la cajita, de la bolsa, del paquete, de cualquier cosa que nos limite. Dios nos dio una excelente herramienta para ayudarnos en nuestros cambios: nuestro cerebro.

El cerebro normalmente trabaja en modo de ahorro de energía. Va repitiendo nuestros hábitos de forma automática para ahorrar. Por eso usted tiene la impresión de que no puede pensar diferente, actuar diferente o aprender una nueva tarea. Pero eso es solo una impresión, porque existe algo llamado “neuroplasticidad”, que es la capacidad del sistema nervioso de hacer alteraciones para adaptarse. Desde pequeñas alteraciones, como un nuevo aprendizaje, hasta grandes alteraciones, como que un área del cerebro cumpla la función de otra que sufrió una lesión debido a un accidente, por ejemplo.

Es por eso que los comportamientos pueden cambiarse, moldearse y sustituirse. Todos somos capaces de eso. Es esa plasticidad la que usamos cuando ponemos nuestra fe en acción para ampliar nuestra visión, para entender que podemos hacer cualquier cosa, que estamos aquí para influenciar.

Nuevas conexiones son hechas, nuevos caminos son creados, nuevas neuronas nacen cuando decide salir del modo automático. Sin embargo, el cerebro no es capaz de hacer eso solo. Es una máquina programada para ahorrar energía cuando nadie está presionando sus botones. Quien tiene que decidir apretar nuevos botones es el ser que controla esa máquina. El software que hace que esa máquina trabaje es usted.

Solo su decisión y su esfuerzo son capaces de accionar ese mecanismo maravilloso. Sin embargo, una buena noticia: una vez que se acostumbre a salir de su zona de comodidad y expanda sus límites. aprovechando la capacidad de neuroplasticidad, le será cada vez más fácil ampliar sus horizontes y cambiar su vida. Simplemente hay que entender que es posible y que el control de eso fue entregado por Dios en sus manos.

By | 2018-11-05T12:18:11+00:00 noviembre 5th, 2018|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment