El pasado sábado 22 de diciembre, como todos los años, el Centro de Ayuda Cristiano realizó una macro entrega de alimentos no perecederos así como también navideños, para que las personas más desfavorecidas de la ciudad de Madrid pudiesen disfrutar de una cena navideña sin sentir tanto el azote de la escasez y la pobreza.

Se realizó en la sede sita en Atocha, en Paseo de Santa María de la Cabeza n°12, a las 15 horas, y fue conducida por uno de los responsables espirituales del centro.

Antes de efectuarse la entrega, los más de setecientos asistentes pudieron escuchar un mensaje motivador y espiritual, para que además del “pescado” (alimento en este caso) las personas pudieran recibir la “caña de pescar” o la herramienta que les permitiría cambiar de vida.

 

“¿Por qué Jesús nació en un pesebre?” Esa fue la pregunta inicial que hizo pensar a las personas allí presentes y que el orador procedió a responder: 

“La razón, muy lejos de la creencia popular y religiosa, que declara que Jesús había nacido en un pesebre porque era pobre y que ese era el modelo de vida a seguir, la verdadera razón era que, el Salvador no consiguió alojarse en el mesón de la ciudad por encontrarse este ocupado. 

De igual manera hoy, Jesús, no puede entrar en la vida de la mayoría de las personas para dar paz y abundancia en todas las áreas, precisamente porque no encuentra espacio para habitar allí, dado que las personas están siempre muy “ocupadas” con sus quehaceres y preocupaciones. 

Cuando Su nacimiento tuvo lugar, una estrella especial brilló, los ángeles se postraron y los reyes vinieron a agasajarle y adorarle. Es decir, allí donde se permite entrar a Jesús, sea donde sea, entra la Luz.

 Jesús está llamando a la puerta de las personas esperando a que alguien le abra para darle luz, paz y una vida con abundancia. Y tú, ¿vas a abrir o estás demasiado ocupado?”

 

El mensaje fue seguido de una oración y la posterior entrega de más de 700 bolsas de alimentos.