Último domingo del año en el Centro de Ayuda

Son las 9:30hs de la mañana, y las butacas de la sede del Centro de Ayuda en Atocha, Madrid, se van llenando rápidamente. Como todos los domingos, cientos de personas acuden a este lugar concentrados, con sed de escuchar una Palabra que alimente su espíritu y revolucione sus vidas. También hay decenas de personas que llegan por primera vez, personas que escucharon que en este lugar encontrarían una solución definitiva a sus problemas.

Así es cada domingo, solo que este domingo era diferente, por ser el último del año que está a punto de terminar.

El año cambia, y la ilusión de tener, junto con él, una nueva vida, está presente en casi todas las personas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la noche de fin de año no pasa de ser una noche de ilusión y fantasía que no marca el antes y después tan deseado.

¿Cómo tener, entonces, una vida realmente nueva? El obispo explicó, con un ejemplo de la Biblia, que esto es posible.

El rey Acaz conocía la palabra de Dios, pero en vez de obedecerla, empezó a hacer cosas que desagradaron a Dios, como cerrar el templo, romper los utensilios del templo o encender incienso y ofrecer sacrificios a otros dioses. Así Israel se apartó de Dios y, como consecuencia, empezaron a sufrir desgracias y pérdidas. (2 Crónicas 28)

Su hijo Ezequías reinó en su lugar, pero actuó de manera diferente a su padre. Lo primero que hizo fue abrir el templo y restaurar sus puertas. Después pidió al pueblo que quitara la inmundicia de sus vidas, se santificasen y ofrecieran sacrificios y holocaustos al Señor. Ezequías sabía que Israel sólo podría vencer y recuperarse si restaurase su comunión con Dios. (2 Crónicas 29)

El obispo explicó que muchas personas, como Acaz, cierran su templo (su corazón) a Dios, y se vuelven esclavas del pecado,  cosechando así vacío y fracasos en sus vidas. Pero hay una solución. Quien quiera tener una nueva vida, a ejemplo de Ezequías, debe abrir su templo, quitar toda la inmundicia de su interior, como puede ser la infidelidad, el pecado, el orgullo o el odio etc., y así restaurar su comunión con Dios.

Este es el secreto para poder tener una nueva vida.

El obispo terminó el mensaje orando por aquellos que entienden que sus vidas no podrán cambiar mientras no restauren su comunión con Dios, e invitó a aquellos que desean sepultar la vieja vida y empezar una nueva en la presencia de Dios, a bautizarse en las aguas.

La reunión principal terminó con una oración por las familias y los matrimonios, para que el amor y la paz reine en sus hogares.

Pero el Centro de Ayuda no paró aquí sino que siguió albergando eventos durante todo el día, como el encuentro de madres o el encuentro juvenil de “Frecuencia Joven”, y otras reuniones de transformación espiritual.

paseo de santa maría de la cabeza 12

centro de ayuda

centro de ayuda cristiano

By | 2019-01-03T11:03:52+00:00 diciembre 31st, 2018|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment