“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, sereis verdaderamente Mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

(Juan 8:31-32)

Si la verdad libera, la mentira aprisiona. Muchos cristianos se emocionan con la verdad e incluso sienten la verdad… Pero nunca conocieron la Verdad. Para conocerla es necesario, primero, creer en Él. Después, permanecer en Su Palabra. “Santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Separados para Dios serían los practicantes de la Palabra de Dios.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (Juan 14:6).

Jesús es la verdad. Quien le da la espalda a la verdad, Le da la espalda a Jesús. Es necesario hacer una elección. Quienes optan por Dios, automáticamente le dan la espalda a la mentira, a la malicia, al adulterio, al robo, entre otras cosas opuestas a la Verdad y a la Justicia. ¿Cuál es la diferencia entre el siervo mentiroso y el siervo de Satanás? Ninguna.

Jesús les dijo a los hipócritas: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer… Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44).

Prisioneros de la mentira, hijos del diablo. Palabras duras, pero palabras de la verdad. La verdad liberadora. El siervo de Dios dice la verdad, vive en la Verdad, sirve a la Verdad, mientras que el mundo vive en la mentira, sirve a la mentira. Claro que deberíamos esperar persecuciones. Así como los siervos de la Verdad siempre estarán a gusto con la verdad, los siervos de la mentira siempre odiarán la Verdad.

 

 

Somos siervos de la verdad.