Madrid, 2 de julio de 2019.- El último informe realizado por el Centro de Ayuda Cristiano de Madrid revela un repunte significativo de las actividades de jóvenes a partir de los 13 años de edad pertenecientes a bandas latinas. En la actualidad, según sus propias fuentes provenientes de adolescentes que siguen programas de rehabilitación en sus iglesias, el número de miembros adscritos a estas bandas rondaría los 1.200 individuos en Madrid y sus alrededores. El Centro de Ayuda Cristiano, fundado en España en 1993, es la iglesia evangélica más popular entre las comunidades latinas, está presente con 23 iglesias en España, 7 en la Comunidad de Madrid.

bandas-latinas-madrid

En la actualidad, tres son las principales pandillas juveniles que se disputan territorio: los Trinitarios, los Dominican Don’t Play (DDP) y los Ñetas. Los Trinitarios es la banda juvenil más numerosa, con unos 500 miembros de “chapters” (o “capítulos” o “coros”, según su jerga propia), seguida de los DDP con unos 200 jóvenes y de los Ñetas, que suman algo más de un centenar. Las dos primeras bandas latinas han crecido en los últimos años tras la desarticulación de los Latin King hace pocos años.

Estos tres colectivos alcanzarían la cifra de unos 800 jóvenes en la Comunidad de Madrid. Otros 400 jóvenes formarían parte, según las estimaciones del Centro de Ayuda Cristiano, de otras bandas latinas de barrio. Alguna de ellas, como los Yankis, presentes sobre todo en su territorio denominado “Azcao” y colaboradores de los Ñetas en reyertas, tiene alrededor de 60 miembros. Otros grupos significativos son los Forty Two y los Blood, que sumarían unos 150 jóvenes.

La composición por nacionalidades varía: los Trinitarios suelen reunir a adolescentes exclusivamente dominicanos, los DDT a dominicanos, colombianos y en menor medida ecuatorianos, y los Ñetas a puertorriqueños, haitianos, dominicanos y a algunos colombianos. Los Trinitarios usan vestimenta con colores verde y blanco, los DDT azul y rojo, y los Ñetas blanco, azul y rojo.

La iglesia evangélica del Centro de Ayuda Cristiano congrega en su inmensa mayoría a personas de procedencia latina, muchos de ellos ya nacionalizados españoles. Algunos de sus hijos, nacidos en España, también han sido captados por estas bandas juveniles. Son los padres y amigos asiduos a los grupos de jóvenes evangélicos quienes intentan rehabilitar a los que se han integrado en las pandillas.

Mapa de Madrid: territorios en pugna

Los Trinitarios tienen sus feudos esencialmente en Valdemoro, Getafe, Leganés y Collado Villalba; y pugnan por ganar territorio en Orcasitas, Legazpi, Pueblo Nuevo, San Blas, Cuatro Caminos, Vallecas, Alcalá de Henares, Usera, Tetuán, Villaverde, Fuenlabrada y Parla.

Los DDT están muy afincados en Pozuelo, Carabanchel y Alcobendas; y amplían su perímetro a Prosperidad, Tetuán, Argüelles, Campamento, Lavapiés, Usera, Embajadores, Aluche, García Noblejas (junto con la banda de Los Bankitos) y Alcalá de Henares.

Los feudos de los Ñetas son Parla, Arganzuela, Vallecas, Quintana y Torrejón de Ardoz, y comparten territorio con los Yankis en San Blas, García Noblejas, Simancas y Fuenlabrada.

En cuanto a las bandas de barrio con menor incidencia destacan los Yekas y Providence en Alcobendas, los Warriors 13 en Villaverde, los Forty Two en Alcorcón y Leganés, los Blood en Móstoles, Alcorcón y Legazpi, y los Big Boys en Torrejón de Ardoz. También puede destacarse la banda Los Traviesos, que actúa de forma itinerante sin aparentemente querer dominar un territorio fijo, y los Latin King, que han vuelto a escena después de haber sido desarticulados hace poco tiempo por la policía.

Extrema dificultad para dejar la banda

En la actualidad son varios los 15 jóvenes de la Comunidad de Madrid que están intentando salir de sus respectivos clanes, aunque con extrema dificultad.

Algunos casos que figuran en la nómina de rehabilitación son el ecuatoriano L.V., que vino a España en 2002, llegó a captar a 32 adolescentes, y que ha pasado por las prisiones de Alcalá Meco, Soto del Real, Aranjuez y Badajoz. Además de tráfico de drogas y de ser identificado en numerosas reyertas, dirigió un atraco a una joyería y dejó tetrapléjico a un individuo. Llegó a tener 5 novias al mismo tiempo y a recaudar las cuotas de cada miembro de la banda a razón de 20 euros al mes, con lo que su “chapter” ingresaba cada mes más de 600 euros en cuotas, aparte de la ganancia por el “menudeo” del narcotráfico. Esta “hucha” les permite consumir todo tipo de drogas, viajar y comprar armas de fuego, bolomachetes, navajas mariposa, estiletes, cuchillos de cocina y otras armas blancas. Gracias a su rehabilitación, ahora es pintor autónomo.

La joven dominicana M.P. fue captada en una discoteca de Madrid a los 13 años y ahora acaba de cumplir los 22. Su novio era cabecilla de un “chapter” y cayó preso, circunstancia que ha aprovechado para alejarse de su banda. Ha traficado marihuana, aunque tenía prohibido consumirla. Ahora es empleada de hogar en tres domicilios y vive con normalidad.

Otro joven, W.B., ecuatoriano, también ha pasado por la cárcel y fue captado en el instituto escolar a los 16 años. Implicado en muchos actos violentos, el joven ha podido rehabilitarse gracias al tesón de su madre. Ahora trabaja en un taller de chapa.

A.C. es otro testimonio de reinserción, que ha pasado igualmente por las cárceles de Alcalá Meco y Soto del Real por apuñalamiento y dejar a un individuo en coma. Captó a 20 adolescentes para su banda de barrio, especializada en robar en locutorios y locales. Ahora trabaja en una empresa de cableados industriales y los fines de semana como fotógrafo de bodas y eventos.

Para el pastor Alberto Díaz, del Centro de Apoyo Cristiano, “estamos asistiendo a un resurgimiento de las bandas latinas en la Comunidad de Madrid y cada vez es más difícil la reinserción social de estos adolescentes por la presión psicológica a la que están sometidos”.

“Después de demostrar su valentía en diferentes pruebas y de asumir que la banda es su nueva familia, el panderillero entra en una espiral de la que es complicadísimo salir con riesgo real de su vida. Vive en una estructura jerárquica con absoluta obediencia. Nuestro Centro de Ayuda Cristiano, que reúne a unas 4.000 personas mayoritariamente de origen latino, intenta transformar sus vidas animándoles con la ayuda de otros jóvenes a que descubran otros valores”, afirma el pastor Díaz.

En la actualidad se siguen programas de rehabilitación en los Centros de Ayuda Cristiano de Atocha, Carabanchel, Aluche, Pueblo Nuevo, Alcalá de Henares, Entrevías y Fuenlabrada.

Fiscalía de Madrid: aumentan las diligencias

Según la última memoria de la Fiscalía de Madrid correspondiente a 2017, ese año se incrementaron las diligencias incoadas por delitos de lesiones entre bandas rivales (2.458 frente a 2.283 en el año 2016) con uso de instrumento peligroso (295), organización criminal (14, frente a 9 en 2016), tenencia ilícita de armas (39 registros) y riñas tumultuarias (31).

El número de jóvenes detenidos en 2018 todavía no se ha hecho público oficialmente, pero diversas fuentes consultadas sostienen que supera ampliamente la registrada en 2017.

Aunque la cifra no es oficial, según diversas fuentes estas reyertas han costado la vida a unas 20 personas desde el año 2000 en la Comunidad de Madrid. La policía ha arrestado a más de 1.300 personas desde el año 2012, según otras fuentes.

Ejemplo de que la actividad de estos grupos no cesa es el altercado con herido en estado de máxima gravedad durante las fiestas del distrito de Ciudad Lineal a finales de este junio por apuñalamiento o la condena a diez años de prisión de cinco miembros de los Ñetas en noviembre pasado por pertenencia a banda criminal, lesiones y daños. Es práctica habitual de las bandas latinas que sean los menores de edad quienes resulten detenidos, dado que así no van a prisión.

Sobre el Centro de Ayuda Cristiano

El Centro de Ayuda Cristiano es una iglesia evangélica constituida en España en 1993 con el objetivo de ayudar y socorrer a cualquier persona, independientemente de su nacionalidad, sexo, edad o religión, a superar todos sus problemas y, principalmente, a construir y mantener una comunión sincera y verdadera con Dios.

En la actualidad congrega a unas 4.000 personas. Cuenta con 23 iglesias: 7 en la Comunidad de Madrid (3 Madrid, 1 Getafe, 1 Móstoles, 1 Pueblo Nuevo, 1 Usera), 3 en Cataluña y Comunidad Valenciana (2 Barcelona y Valencia,1 en L’Hospitalet) y Alicante), 2 en Andalucía, Baleares y Murcia (Sevilla, Málaga, Palma de Mallorca, Manacor, Murcia y Lorca), 1 en Aragón, Canarias, Castilla La Mancha y País Vasco (Zaragoza, Las Palmas, Talavera de la Reina y Bilbao).