“La confianza en Dios es la clave para que podamos vencer todos los problemas de esta vida”, con esta aseveración comenzaba la reunión el pasado domingo el obispo Paulo Roberto.

Tener fe y confiar en Dios no son sinónimos. Todos en algún momento tenemos fe pero demostrar que confiamos en Su Palabra, en los momentos difíciles, es más complicado. Para lograrlo son fundamentales dos cualidades: la paciencia y la perseverancia. El caso de Abraham, es un buen ejemplo porque esperó 25 años para tener el hijo que Dios le prometió. Sara tuvo a su hijo con 90 años y siendo estéril. Fue un milagro ya que la ciencia no lo podía explicar. La moraleja está clara: las soluciones rápidas y mágicas no existen.

El problema es que muchas veces nos dejamos influir por las personas negativas e incrédulas que tenemos alrededor. Eso es lo que le ocurrió a Jairo. La Biblia cuenta que él, un religioso de renombre, estaba desesperado porque su hija se estaba muriendo y llamó a Dios. “Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva”, (Marcos 5:23). Jesús se comprometió a curarla, pero en ese preciso momento, unos hombres le dijeron que su hija había muerto.

Jairo no entendía nada porque acababa de manifestar su fe y, aparentemente, no había logrado su objetivo. Jesús le dijo: “No temas, cree solamente”, (Marcos 5:36). Jesús fue a casa de Jairo, entró y les dijo que la niña no estaba muerta sino dormida. La gente se burlaba de Él. Echó a la gente fuera de la casa y se dirigió a la pequeña: “Niña, a ti te digo, levántate” (Marcos 5:41). Dios hizo el milagro y ella volvió a la vida. ¿Por qué? Porque Jairo confió, se mantuvo en la fe y no se dejó abatir por las palabras negativas que escuchó.

Esto es algo habitual. Probablemente te haya ocurrido. Muchas veces se burlan de nuestra fe e intentan disuadirnos con palabras negativas, pero es nuestra decisión mantenernos firmes y confiar. Jairo tomó la decisión correcta: creyó y obtuvo el resultado que tanto ansiaba. Solo de esta manera triunfarás y solucionarás tus problemas.