El obispo Paulo Roberto, en la reunión del pasado domingo, explicó la clave para superar los problemas: “El Señor es quien nos guía y nos da la victoria. Si estamos apoyados en Su Palabra y vivimos por la fe, aunque vengan momentos difíciles, Él nos hará vencedores”.

En la Biblia nos hablan de la carrera de la fe. ¿En qué consiste? Cuando entregamos nuestra vida a Jesús, comenzamos una carrera rumbo a la conquista de la vida eterna. En este periodo vamos a tener que superar problemas y seremos tentados porque, al igual que Dios quiere que todos conquistemos la eternidad, el diablo trabaja con todas sus fuerzas para que no conquistemos las bendiciones de Dios en este mundo, ni la vida eterna.

¿Quiénes son los héroes de la fe? Son Abraham, Sara, Jacob y José. ¿Recuerdas el caso de José? Le vendieron como esclavo en Egipto, estaba solo y sufrió varias tentaciones. La mujer de Putifar intentó seducirle, pero él no se acostó con ella. Resistió y venció, aunque no fue fácil. 13 años más tarde consiguió su objetivo al convertirse en gobernador de Egipto y en el segundo hombre más importante del país. Lo logró todo gracias a su fidelidad a Dios.

“Yo enseño la Palabra de Dios, pero tú tomas la decisión movido por la fe. El cambio no se producirá de la noche a la mañana, pero si no te desvías, vas a conquistar todo lo que te propongas”, apuntó el obispo Paulo. Abraham también tuvo que esperar. Tardó 25 años en tener el hijo que deseaba porque nuestra fe tiene que ser probada.

¿Cómo podemos completar la carrera y vencer todas las dudas? El secreto es tener, siempre, nuestros ojos en Jesús, porque si desviamos nuestra mirada tomaremos decisiones equivocadas. Fue lo que le ocurrió a Lot. Abraham sabía que donde estuviera Dios, le daría la victoria. Lot, en cambio, eligió con los ojos físicos y arruinó su vida. Ese es el motivo por el que muchos creyentes están inmersos en problemas, depresión, etcétera. En el Centro de Ayuda no vamos a hacer magia. Te enseñamos el camino para que cambies de vida, pero si no pones de tu parte, no servirá de nada.

¿Quieres conquistar una vida plena, abundante y tener éxito? No es una utopía, ¡puedes convertirlo en realidad! Para ello tienes que ser fiel, obediente, y practicar la fe.