El Centro de Ayuda Cristiano realizó un evento pionero en toda España

El cinco por ciento de los adolescentes españoles sufre depresión, así lo señala la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia. Esta etapa es un periodo de cambios y de complejos, porque aún no está forjada su personalidad.

Muchos jóvenes no son capaces de asimilar todo esto. Además, el uso generalizado de las redes sociales, cada vez a edades más tempranas, provoca que sea más sencillo ser víctima de bullying o de las burlas de otros chicos de su edad. La depresión es un proceso doloroso al que hay que prestar atención porque puede derivar en intentos de suicidio. Por eso es fundamental que padres, amigos y profesores estén atentos a cambios de actitudes como aislamiento social, agresividad o trastornos alimenticios.

El Centro de Ayuda Cristiano realiza una atención especial a los jóvenes a través del grupo Fuerza Joven. El pasado 28 de septiembre llevaron a cabo una actividad llamada “Septiembre Amarillo”.

Una caminata destinada a la prevención del suicidio en la que participaron jóvenes que un día aparecieron depresión y tuvieron deseos que lo superaron y, hoy, quieren ayudar a otros chavales”, relata el responsable de la actividad Fabio Donadeli.

Estas personas salieron por las calles españolas y colgaron cartas, escritas de su puño y letras, en las que aparecían mensajes de superación para quienes están atravesando momentos difíciles.

Más de 200 jóvenes portaron sus cartas por toda España. “El objetivo es concienciar de que es posible superar la depresión. ¡Es posible despojarnos de ese dolor en lugar de acabar con nuestra vida! Al tratarse de experiencias personales la gente acogió muy bien esta iniciativa,” asegura Fabio Donadeli.

Como anécdota, Miguel fue un chico que se encontró una de estar cartas. Lo estaba pasando tan mal, que al leer el contenido se sintió identificado y decidió pedir apoyo al número de WhatsApp que aparecía en ella.  La conversación fue de mucha ayuda y comenzó a ver el lado positivo de la vida.