El Centro de Ayuda Cristiano siempre comprometido con los más necesitados

Septiembre es un mes con muchas connotaciones: recuperamos la rutina, termina el verano, llega el otoño… y la temida vuelta al cole. Temida porque, para muchas familias españolas, supone un desembolso económico que no se pueden permitir.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) el gasto medio por hijo en el inicio del curso, entre libros de texto, material escolar, ropa y calzado, será de unos 500 euros. Una cantidad que para muchos es impensable poder asumirla porque supondría gastar todo su sueldo en este material y dejar de pagar el alquiler, la comida y los suministros.

El Centro de Ayuda Cristiano, consciente de esta problemática, realizó en Madrid y en Barcelona, el pasado 21 de septiembre el evento de “La Vuelta al Cole”. Un trabajo organizado por el grupo EBI -Escuela Bíblica Infantil- y por la obra social del Centro de Ayuda, junto con un gran número de voluntarios.

Este evento fue una fiesta para los, cerca de 450 niños que asistieron, porque además de recibir material escolar, disfrutaron durante tres horas, de música, bailes y muchos juegos.

“En cada evento solidario, que llevamos a cabo, nos sorprendemos con la cantidad de personas que no han podido avanzar con sus necesidades básicas. Es satisfactorio que, a través de este evento de La Vuelta al Cole, muchos niños puedan acudir a las aulas siendo uno más. Es decir, que no se sientan diferentes por las limitaciones económicas que sufren sus padres. Estudiar es muy importante y entendemos que, ayudándoles con estos materiales, estamos evitando muchos problemas futuros como el abandono escolar precoz”, explicó Fabio Donadeli, responsable de este evento en Madrid.

Un centenar de voluntarios del Centro de Ayuda Cristiano han estado preparando todo durante dos meses para que la actividad saliera a la perfección. Un trabajo muy importante, que realizan de manera altruista, y sin el que no sería posible llegar a tantas personas.

Carmen Lucía acudió al evento y, muy emocionada, nos contó su situación personal: “Tengo dos hijos y estoy discapacitada, por lo que los ingresos son escasos y los gastos muy numerosos. Recibir estas mochilas llenas de cuadernos, bolígrafos, lapiceros, rotuladores y otros materiales es tranquilizador. Quizá algunas personas no lo entiendan, pero esta ayuda supone mucho para nosotros”.

El trabajo del Centro de Ayuda Cristiano no descansa. El próximo evento será el reparto de alimentos en su sede de Atocha, ubicada en el Paseo de Santa María de la Cabeza, 12 (Madrid), el sábado 12 de octubre.