Recibieron productos de primera necesidad y apoyo emocional

Diariamente vemos a personas durmiendo en la calle, pidiendo comida en la entrada de los supermercados… algunos tienen hijos y ni siquiera pueden darles lo más básico. Esto genera frustración, angustia y una infelicidad tremenda. Muchos de ellos han tocado “mil puertas” pero no reciben ningún tipo de ayuda.

En el Centro de Ayuda, conscientes de estas situaciones límite, celebramos cada 15 días un acto de reparto de alimentos para las personas más necesitadas. Por eso, el pasado 12 de octubre tuvo lugar la denominada “Tarde Solidaria”. Un evento en el que 260 familias que están atravesando un momento complicado recibieron la ayuda que tanto necesitaban.

Cada asistente recibió una bolsa solidaria compuesta por pasta, arroz, azúcar, galletas, judías verdes, judías blancas, aceite y otros productos de primera necesidad”, señaló el responsable de la actividad, Fabio Donadeli.

Además de recoger estos alimentos recibieron unas palabras de motivación. Algo fundamental para que estas personas comprendan que por muy difícil que sea la situación que estén atravesando, se puede salir si nos apoyamos en la fe y en los pensamientos positivos.

La crisis no entiende de edad ni de sexo. Por eso al evento acudieron mujeres, hombres, mayores, jóvenes, etcétera. Personas con una cosa en común: las dificultades económicas que están atravesando que les arrebatan lo más básico e incluso a veces la dignidad. Muchos tienen un gran sentimiento de inferioridad. “En el Centro de Ayuda no estamos para juzgarles sino para mostrarles un camino de esperanza que es posible. Por eso les acompañamos y les orientamos; además les proveemos de los víveres necesarios”, apuntó Donadeli.

30 voluntarios participaron, de manera altruista, recogiendo alimentos las semanas previas y posteriormente preparando las bolsas, divulgando, organizando el evento y, por último, distribuyendo los alimentos.

Las caras de felicidad de estas personas al recibir la ayuda lo dicen todo. Por ejemplo, nos encontramos con el caso de Jenny. Llegó hace 5 meses de Honduras buscando una oportunidad laboral para darle unas buenas condiciones de vida a su hija de 11 años, pero aún sigue esperando. Hoy ha conocido el Centro de Ayuda y se ha abierto en ella el deseo de seguir perseverando. Ahora sabe que no le faltarán productos de primera necesidad para su hija, ni el apoyo sincero de nuestros consejeros.

El próximo 02 de noviembre el Centro de Ayuda Cristiano llevará a cabo una nueva distribución de alimentos en su sede de Atocha. Si quieres más información llama al 91.539.26.18.