La prostitución en España continúa siendo un negocio muy rentable para unos,  y horrible para las mujeres que tiene que ejercerla de manera obligada. De hecho, la trata de blancas mueve en nuestro país cinco millones de euros al día. En el año 2017, 80% de las mujeres que ejercían la prostitución lo hacían a la fuerza. Es decir, era explotadas sexualmente.

Pero aún hay más datos preocupantes. En España hay tres burdeles por cada hospital público. Además, nuestro país es el primero de Europa y el tercero de todo el mundo, en el que más se demandan estos servicios sexuales, según Naciones Unidas. Los clientes son cada vez más jóvenes. Los consumidores habituales son jóvenes entre 18 y 25 años.

EL CAMINO PARA DEJAR LA PROSTITUCIÓN


 

El periódico El Confidencial ha querido resaltar la excelente labor que realiza el Centro de Ayuda Cristiano a través del Proyecto Rahab. Este grupo que nació en 2012, apoyo psicológicamente y asesora jurídicamente a todas aquellas mujeres que quieren salir de la prostitución. Ese fue el caso de las tres mujeres a las que hacen referencia en el diario: María, Martha y Celeste (nombres ficticios). Todas sufrieron mucho, pero gracias a las reuniones y a los consejos que recibieron en ellas, hoy están perfectamente integradas en la sociedad.

El Proyecto Rahab también ayuda a recuperar la autoestima, a curar los traumas del pasado y a construir un nuevo futuro a aquellas mujeres que sufren o han sufrido violencia doméstica. En el Centro de Ayuda Cristiano intentamos que todas estas jóvenes se sientan acogidas, protegidas y comprendidas.

¿Está regulada la prostitución en España? El Código Penal lo permite, pero castiga con penas de prisión de entre dos y cinco años a los responsables de la trata y del proxenestismo. El problema es que la práctica es muy difícil que lo cumplan porque las víctimas no declaran en contra de estas mafias, por miedo.

Si estás pasando por una situación de malos tratos o quieres salir de la prostitución y no sabes cómo, llama al 91 539 26 18. ¡No estás sola! En el Centro de Ayuda Cristiano te apoyamos.