Las personas con discapacidad intelectual son, en muchas ocasiones, minusvalorados. Tienen que lidiar con el acoso escolar, las burlas o la incomprensión de buena parte de la sociedad. Afortunadamente, su perseverancia y su capacidad de superación demuestran que son capaces de lograr todo lo que se propongan.

El grupo Fuerza Joven, junto con la ONG Fundación, Desarrollo y Asistencia, celebró el pasado sábado 9 de noviembre el evento “Diversión para todos”. Una actividad a la que acudieron 70 jóvenes, con algún tipo de discapacidad intelectual, que entre semana acuden a centros públicos de educación especial o a centros ocupacionales. En concreto, estos chicos y chicas pertenecen a familias en riesgo de exclusión por lo que les es más difícil, aún, poder disfrutar de un día de ocio. Sus padres no se lo pueden permitir económicamente.

“Diversión para todos” fue un evento en el que 30 voluntarios del grupo Fuerza Joven realizaron, durante dos horas, bailes, coreografías, juegos tradicionales, teatro y actividades participativas en las que todos los asistentes mostraron su talento e implicación.

Son personas con un corazón inmenso. Jóvenes de 14 a 35 años cuya ausencia de malicia les hacer ser como niños y al interactuar con nosotros sentimientos que el amor que llevamos se nos devuelve multiplicando por cien. Verlos contentos y disfrutando era nuestro principal objetivo”, afirma el responsable del grupo Fuerza Joven, Fabio Donadeli.

Un objetivo que a juzgar por los resultados han logrado con creces. “La actividad ha sido un éxito total. Es la primera vez que alguien consigue mantener durante dos horas su atención. Todos estuvieron muy entretenidos. Disfrutaron muchísimo, sus caras de felicidad lo decían todo y sus padres nos han comentado que salieron muy motivados. Es de agradecer que los voluntarios de Fuerza Joven realicen, con tanta entrega y cariño, este tipo de actividades”, asegura Natuca Requero, responsable de la ONG Fundación, Desarrollo y Asistencia.

Los participantes recibieron un obsequio por parte del grupo Fuerza Joven: un lápiz con el que realizaron algunas de las actividades y en el que aparecía un mensaje motivador: “Todo es posible”. Y es que ellos, al igual que cualquier otra persona, son capaces de lograr todo lo que se propongan. Solo tienen que creer.