¿Estoy dando un buen ejemplo a mis hijos? ¿Cómo puede afectarles la mala convivencia familiar? ¿Qué valores debo transmitirles? A menudo, los padres, se cuestionan estas y otras preguntas. La familia es fundamental para el correcto desarrollo de los niños y para una posterior felicidad en su etapa como adultos.

La familia es el primer círculo social con el que se relaciona el niño. Es la base. De los valores que se nutra, se fundamentarán sus conocimientos iniciales sobre el mundo que le rodea.

Por eso, adquiere tanta relevancia que, dentro de ella, obtengan valores como el respeto, el amor, la responsabilidad, la empatía, el compromiso, la humildad, la paciencia, la obediencia y la tolerancia.

En el Centro de Ayuda Cristiano somos conscientes de la importancia de la familia y, por eso, el mes pasado se celebró un evento llamado “Picnic Anual de la Escuela para Madres”. Una actividad realizada simultáneamente en Valencia, Madrid y Barcelona, al que acudieron cerca de 200 personas. El objetivo fue dedicar tiempo de calidad a la familia ya que, hoy en día, los padres tienen tantas responsabilidades laborales que los jóvenes pasan demasiado tiempo solos o conectados a dispositivos electrónicos.

“Realizamos este picnic para que los padres tengan, al menos un día al año, la oportunidad de dialogar con sus hijos y que ambas partes expresen lo que sienten. Fue maravilloso ver cómo muchas familias disfrutaron de todos los juegos y de la complicidad entre padres e hijos”, asegura Renata Domingues, responsable del evento.

Este “Picnic Anual” contó con una obra de teatro realizada por el grupo Fuerza Joven. Posteriormente se almorzó de manera fraternal y por último tuvieron lugar muchos juegos de interacción entre familias. Además, se entregó a los asistentes un cuestionario con preguntas para que padres e hijos se las hicieran y conocerse, así, un poco más.

Esta actividad no es la única que ha llevado a cabo este año el Proyecto de la Escuela de Madres. Han realizado también desayunos entre padres e hijos cuya intención era proporcionar una memoria afectiva positiva respecto a la familia. También han llevado a cabo la conocida “Oficina de Artes”, en la que se reúnen muchas familias y realizan manualidades y juegos.

En definitiva, la familia es el eje de nuestra sociedad. Es donde nacemos, crecemos, aprendemos y nos sentimos protegidos.

Cuidarla es esencial.