Y vino Gedeón al Jordán, y pasó él y los trescientos hombres que traía consigo, cansados, mas todavía persiguiendo.”

(Jueces 8:4)

“Cansados, mas todavía persiguiendo”, esa es la disposición de los que fueron llamados por Dios. La guerra es diaria, pero tenemos la promesa de la victoria. Y en esa promesa,
mantenemos la fuerza en la batalla. Incluso cansados, no desistimos. Incluso cansados, nos mantenemos firmes en la fe, firmes en la promesa y en la práctica de la Palabra.

Cansados, mas todavía persiguiendo. Persiguiendo la victoria, persiguiendo los objetivos, persiguiendo la respuesta, persiguiendo a los enemigos. Atentos a la batalla, incluso cuando
parece que no vamos a soportar. Soportamos, pues no estamos solos. No estamos solos porque hicimos un pacto. Una alianza con Aquel que nos prometió, desde el principio: “Y he
aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Entonces, para el que se mantiene firme en esa fe, se cumple la Palabra que dice: “Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se
fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan al SEÑOR tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no
se fatigarán” (Isaías 40:29-31).

Incluso cansado, no desistas. Mantente firme y tus fuerzas se renovarán. Dios mismo las multiplicará, por tu fe.