Centenares de personas quisieron despedirse del 2019 y dar la bienvenida al nuevo año en el Centro de Ayuda Cristiano asistiendo a la vigilia oficiada por el obispo Paulo Roberto. En ella el obispo hizo referencia a la importancia de andar en la presencia de Dios y apoyarse en Su Palabra. “Si estamos al abrigo de Dios ningún mal podrá prevalecer sobres nuestras vidas. Si crees, pero no vives en obediencia a Su Palabra, Él no se puede manifestar porque necesita que la persona tenga una fe práctica”.

La realidad es que nosotros caminamos por el desierto de la vida como lo hizo el pueblo de Israel que salió de Egipto rumbo a la tierra prometida. Ellos tenían a Moisés como líder, pero un día Moisés murió y el pueblo se desesperó. Dios llamó a Josué, que era un servidor de Moisés, y le dijo que pasara el Jordán él y todo el pueblo. Dios estaba demostrando a Josué que tenia que mirar hacia adelante porque la vida sigue.

Tenían que cruzar el Jordán. Del otro lado del rio había muchos enemigos y tendrían que luchar contra ellos para tomar posesión de la tierra que Dios les había prometido, pero Él no les desampararía. Dios quería estar con Josué, pero iba a depender de su actitud de fe.

Dios hoy está con nosotros. Quiere guiar nuestras vidas, nuestros pasos y llevarnos a alcanzar una vida exitosa. “Vamos a empezar este nuevo año y para mucha gente es un año de incógnita y de incertidumbre. Piensan que su futuro dependerá de la suerte, pero no es así. Se trata de apoyarse en Dios, creer en Su Palabra y vivir por la fe. Solo así este año será el mejor de tu vida. Quizá en 2019 tuviste pérdidas, fracasos, enfermedades, dificultades económicas… mucho sufrimiento. Hay que mirar hacia adelante. No debemos vivir presos del pasado. Fe es mirar hacia adelante”, apostilló el obispo Paulo.

No hay victoria sin lucha. Mientras permanezcamos en este mundo vamos a tener problemas vivamos con fe o no, pero la diferencia es que cuando estamos en la fe vencemos todas las luchas.

Aprender a perdonar es otra actitud que debemos trabajar en este 2.020. ¿Cómo perdonar a una persona que un día abusó de ti? ¿O a alguien que te hizo daño? No es fácil, pero es necesario porque si la persona guarda rencor, odio y resentimiento en su
corazón enfermará y no tendrá paz. La persona que odia a otra no quiere ver a esa persona, pero convive, duerme y despierta con ella en su pensamiento. “Si sinceramente quieres perdonar, puedes. Cuando lo hagas te vas a liberar de todos los
tormentos, de la depresión y de los males que te afligen”, argumentó el obispo.

El obispo señaló también la importancia del bautismo con el Espíritu Santo. Para bautizarse primero debes creer y después arrepentirte de tus pecados. Es por eso que, el bautismo, cuando somos niños y no tenemos uso de razón ni pecados no tiene
sentido.

Antes de que finalizara el año los asistentes pudieron participar de la Santa Cena y dieron las gracias por comenzar un nuevo año y una nueva década en la presencia de Dios. Posteriormente cantaron y bailaron, muy alegres, celebrando las nuevas
oportunidades que surgirán.

Por último, el obispo les dio un consejo: “Tienes que hacer como el apóstol San Pablo que dijo: una cosa hago olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante. Tu también tienes que seguir hasta la meta y olvidarte del pasado”.

¡Feliz 2.020!