La semana pasada hablábamos sobre el estudio realizado por el Centro de Ayuda Cristiano que arroja datos bastantes preocupantes: “El 73% de los abusos sexuales se producen en el entorno familiar”. En concreto el 35% es realizado por los tíos de las víctimas, el 33% por los padres, padrastros o abuelos y el 27% por hermanos, cuñados o primos. 

Medios de comunicación como la Revista Eclesia o el periódico La Razón se han hecho eco del trabajo de recuperación que el Centro de Ayuda Cristiano realiza con estas personas que cargan con este trauma. Desgraciadamente estos abusos sufridos en la infancia se perpetúan hasta la edad adulta y tiene consecuencias nefastas. Muchos se refugiaron en el consumo de alcohol y drogas para evadirse de los duros recuerdos, otros cayeron en depresión e intentos de suicidio, etcétera. 

Afortunadamente existen muchos testimonios de superación que narran que a través de la labor del Centro de Ayuda Cristiano pudieron salir del vacío interior que sufrían y superar esos abusos que nunca debieron producirse. 

Si conoces algún caso similar o sufriste abusos en la infancia y aún no lo has superado, acude al Centro de Ayuda Cristiano más cercano o llama al 91.539.26.18. ¡Podemos ayudarte!