“No sé si tus problemas son económicos, familiares, interiores, de adicciones… lo que sé es que la solución es el Espíritu Santo. Gracias a Él podrás vencer todas las situaciones difíciles porque el Espíritu Santo es el poder de Dios dentro de nosotros, es la mente de Cristo”, con esta afirmación comenzaba la reunión el obispo Paulo Roberto el pasado domingo.

¿Qué quiere decir con todo esto? Es sencillo: cuando tienes la mente de Cristo no vives en duda, con miedo o inseguro. Teniendo el Espíritu Santo tienes luz en tus ojos, consigues ver más allá de los problemas y lograrás ser independiente.

Muchas veces las personas inseguras se dejan influir por las palabras negativas de aquellos que les rodean. Ahora mismo tenemos reciente el ejemplo del Coronavirus. Todos los años muere mucha gente por la gripe, ¿por qué tanto pánico en las últimas semanas? Satanás procura sembrar miedo para que las personas vivan desesperadas. Por eso, solo si tienes el Espíritu Santo serás fuerte para discernir entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo bueno y lo malo.

¿Cuántas veces sientes dudas delante de una situación y no sabes qué decisión tomar? Cuando estás inseguro tienes miedo. De hecho, la duda proviene del diablo. ¿Por qué? porque neutraliza y paraliza a la persona, la deja desorientada. ¿Cuántas personas hacen verdaderas locuras porque están perturbadas con tantas dudas? Solo estaremos protegidos si tenemos el Espíritu Santo con nosotros porque el Espíritu Santo es fe y da fortaleza.

“Muchas veces el problema no es tan grave pero la duda vuelve la situación más complicada. Quizá estás pasando por un problema serio, estás desesperado y no ves una salida. Muchas personas se acercan aquí a diario con pensamientos de suicidio, ¿por qué? Porque no son capaces de creer que puede levantarse. Yo te aseguro que a través de la fe todo es posible: puedes restaurar tu matrimonio, resurgir económicamente aunque hayas perdido todo… solo necesitas creer en la Palabra de Dios. Si no tienes la presencia de Dios, ni el Espíritu Santo, vas a continuar estando ciego espiritualmente”, aseveró el obispo.

La Biblia habla de Agar. Esta mujer tenía un hijo: Ismael. Ella andaba errante por el desierto y le faltó agua. Tenían mucha sed. ¿Qué hizo Agar? Cogió a su hijo lo puso debajo de un arbusto y se alejó porque no quería verle morir.  Ella desistió porque estaba ciega espiritualmente. La solución estaba cerca de ella, pero no lo veía. El hijo comenzó a llorar y Dios le escuchó. El ángel de Dios llamó a Agar y le dijo que no temiera porque Dios escuchó la voz del muchacho. Dios le abrió los ojos y vio una fuente de agua y dio de beber al muchacho.

Tenemos casos cercanos en los que las personas lograron superar un problema grave gracias a la fe. Una señora nos contaba en la radio hace unos días su testimonio. Había tocado fondo y su única solución era el suicidio. Tenía tres hijos y le preocupaba lo que les ocurriría cuando ella faltase así que planeó también matarles para terminar con su sufrimiento. Afortunadamente escuchó la programación de Vida FM y decidió acudir al Centro de Ayuda Cristiano. Encontró la palabra de fe que necesitaba, aprendió a utilizarla y se dio una oportunidad. Hoy es una mujer feliz.

Si estás atravesando una mala racha y no ves la salida, no desesperes. Solo necesitas tener al Espíritu Santo en tu vida. Él te hará sentirte fortalecido y no sentir dudas. Vivimos en un mundo complicado y siempre tendrás que enfrentarte a problemas, pero si el Espíritu Santo está contigo los vencerás con toda seguridad.