La doctora Teresa Pérez, fiel colaboradora del programa “Entre Nosotros” que se emite todos los días en directo de 10 a 12 de la mañana en VidaFM, nos revela la importancia de esta vitamina y prohormona, tan importante en la defensa de múltiples enfermedades e infecciones. Descubre sus beneficios y aprende a aumentar tus niveles de vitamina D a través de una correcta alimentación.

La vitamina D es popularmente conocida por su importante papel en la salud de nuestros huesos,  pero también tiene otras poderosas cualidades para defendernos de numerosas enfermedades e infecciones virales.

Aunque llevemos un estilo de vida saludable, nuestros niveles de vitamina D pueden estar bajos. De hecho, se cree que el 70% de la población mundial tiene una deficiencia de esta vitamina. Es muy importante que seamos conscientes de esto, pues esta vitamina, que a la vez es una prohormona, tiene más funciones que una vitamina normal. Interactúa con más de 3 mil genes, y tiene una función específica en casi todos los órganos. Muchas enfermedades se han relacionado con el déficit de vitamina D.

INDICIOS DE NIVELES BAJOS DE VITAMINA D EN NUESTRO ORGANISMO

Aunque solo es posible conocer estos niveles a través de un análisis de sangre, hay síntomas que podrían indicar que la vitamina D en tu organismo está en déficit. Conoce algunos de ellos:

  • Te enfermas con facilidad. Tienes varios procesos catarrales o de garganta durante el mismo año y tus cuadros infecciosos generalmente duran mucho tiempo.
  • Te sientes cansado o agotado de manera habitual aunque hayas dormido bien; siempre quieres estar sentado o acostado.
  • Tienes dolores de espalda casi todos los días.
  • Tienes dolores en las articulaciones.
  • Tienes problemas en la piel, como eccemas o psoriasis.
  • Tienes problemas de peso.
  • Se te cae mucho el pelo.
  • A veces te sientes deprimido.

Lo más revolucionario de la vitamina D es que tiene relación con la prevención del cáncer. Esta vitamina interactúa con nuestros genes y elimina las mutaciones que llevan a cabo las células oncológicas. Cuando una célula de nuestro organismo no se mantiene sana, hace explotar esa célula, y la vitamina D mantiene activo este sistema de defensa. Se ha relacionado el déficit de esta vitamina con varios tipos de cáncer, como el cáncer de próstata, colon, esófago, útero y mama.

También se ha relacionado la obesidad con un bajo nivel de esta vitamina, pues está comprobado que tiene relación con la pectina, que es la hormona de la saciedad. Por eso, las personas obesas tienen más apetito y por ello, tienden a subir de peso.

CÓMO OBTENERLA

Ahora que ya conocemos la importancia de esta vitamina como agente defensor ante diversas enfermedades graves, vamos a explicar brevemente cómo la podemos obtener. Como explicamos anteriormente, para poder sintetizar esta vitamina a través de nuestra piel debemos exponernos al sol, sin embargo, nuestro cuerpo debería estar expuesto a los rayos de tipo B, que solo se pueden tomar de 10 a 14horas. Ahora nos encontramos confinados y no es tan fácil obtenerla, y debemos aclarar que a través del cristal de la ventana no se puede sintetizar esta vitamina, tendríamos que salir directamente a la ventana, al balcón o al patio, unos 10 minutos al día.

ALIMENTOS QUE LA CONTIENEN

Aunque la mayor parte de la vitamina D se obtiene a través de la exposición al sol,  también podemos echar mano de algunos alimentos que la contienen, por ejemplo:

  • Aceite de hígado de bacalao (puedes combinarlo con otro alimento para neutralizar su fuerte sabor)
  • Pescados como la sardina, el salmón o la anchoa (frescos o enlatados)
  • Mariscos
  • Hongos, como los champiñones y las setas
  • Huevos (durante el confinamiento se aconsejan dos al día)
  • Mantequilla (es importante que no sea margarina)

También podemos obtener esta vitamina a través de los suplementos vitamínicos, pero estos solo se deben tomar con la prescripción de un profesional médico. También es importante que el suplemento sea de vitamina D3, no D2, pues no tendría el mismo efecto.

VALORES EN SANGRE

Para conocer realmente los niveles de vitamina D que tenemos es necesario realizar una analítica. Antes se consideraba que 30 nanogramos por mililitro de sangre eran suficientes para nuestro organismo, pero los estudios más recientes determinan que los valores entre la población sana deben estar entre 50 y 70 ng/ml , mientras que los pacientes con problemas infecciosos, cáncer, diabetes y piel, deben tener un nivel más elevado de vitamina D, superior a 70 ng/ml.

Esta es una manera de que nuestro organismo esté más fuerte, no obstante, no quiere decir que si no obedecemos las medidas estipuladas a raíz del estado de alarma, no nos vamos a contagiar con coronavirus, pero sí es de gran ayuda para que nuestro organismo tenga una buena respuesta inmunológica.