El confinamiento, si no se gestiona bien, puede causar profundos daños a nivel psicológico y emocional, sobre todo en aquellas personas que son más vulnerables y propensas a sentirse solas, como nuestros mayores.  La psicóloga Maribel Salvo ha revelado algunos consejos en el programa “Entre Nosotros” de VidaFM,  que pueden cambiar por completo nuestro enfoque en el confinamiento y llevarnos a verlo, incluso, de manera positiva gracias a las “gafas de visión positiva”.

En primer lugar, debemos tener claro que la mayoría no está contagiada. Tenemos que enfocarnos en cosas que van a hacernos sentir mejor para cuidar nuestra salud emocional. Estos días estamos sometidos a un bombardeo constante de malas noticias sobre el coronavirus. Los medios de comunicación actualizan, minuto a minuto, el número de muertos y afectados, nos informan de la falta de mascarillas, de la crisis económica a la que nos enfrentamos y un largo etcétera. No es de extrañar que muchas personas hayan entrado en un bucle de ansiedad y depresión, por eso, cuidarse a nivel mental es tan importante como protegerse del virus en sí. A esto yo lo llamo “ponerse las gafas de visión positiva”. Pon en práctica los siguientes consejos y cambia por completo tu visión:

SER AGRADECIDOS

Esta es una de las claves para ser más felices en estos tiempos. Agradecer todo lo que tenemos, como la vida, la salud, el techo y la comida que nos alimenta. Agradecer que estamos en casa, no en un hospital, por ejemplo, y que tenemos familiares sanos. Debemos valorar también el hecho de que ahora tenemos más tiempo para disfrutarlo con nuestra familia e incluso para llamar a amigos con los que no hablamos hace tiempo.

USAR EL SENTIDO DE HUMOR

No debemos sentirnos culpables por reírnos con algunas cosas, como los memes o vídeos graciosos que circulan por las redes sociales. El humor es un gran mecanismo para aliviar el estrés y la tensión. Sin ir más lejos, un compañero de trabajo que estaba muy tenso por miedo a contagiarse del coronavirus, se sintió mucho más relajado después de bromearle un poco al respecto. Es obvio que no vamos a restarle la importancia a la situación, pues es seria y debemos protegernos y proteger a quienes nos rodean, pero hacer uso de las bromas y el humor en un momento dado es bueno, e incluso, necesario.

CONSERVAR EL CONTACTO CON OTRAS PERSONAS

Esto es principalmente importante para las personas mayores que viven solas. Es recomendable llamar por teléfono, hacer videoconferencias con familiares y amigos e incluso salir a la ventana y saludar a algún vecino. Yo incluso aconsejo que salgan a la ventana o al balcón a las 20horas para aplaudir, pues en ese momento la persona se da cuenta de que a su alrededor hay gente en la misma situación. También se puede aprovechar esa ocasión para saludar a los vecinos con los que no nos relacionamos habitualmente. En algunos barrios, el momento de los aplausos es seguido por una hora de música, baile y rienda suelta a la creatividad, por lo que es una gran oportunidad de entretenernos con algo positivo.

LIMITAR EL CONSUMO DE INFORMACIÓN

Debemos escoger una sola fuente de información oficial, ya sea un periódico digital o un informativo de un canal de televisión, así como un solo horario al día para consultarla. 30 minutos es suficiente para enterarnos de lo que necesitamos saber. Ten en cuenta que reenviar vídeos de supuestas curas milagrosas contra el coronavirus no va a contribuir a un buen estado de salud mental, además, debes saber que muchas noticias que circulan son bulos, de ahí la importancia de escoger bien las fuentes de las cuales nos informamos.

SI TIENES QUE SALIR, SAL TRANQUILAMENTE

Ya sea para ir al supermercado o a la farmacia, sal protegido, con tu mascarilla y tus guantes, pero sal tranquilo/a. Mantén la distancia social estipulada de dos metros y haz tus compras sabiendo que estás haciendo todo lo necesario para protegerte a ti y a los demás.

HAZ EJERCICIO

A tu ritmo, pero hazlo. Empieza poco a poco. Hay numerosos vídeos de ejercicios en internet que se pueden realizar en casa. Debes escoger aquel que se adecúe a tu estado físico y edad. Ve aumentado la intensidad gradualmente y haz que sea parte de tu rutina diaria.

MANTÉN LA HIGIENE

No porque estés confinado debes dejar de ducharte, peinarte o de usar desodorante. Incluso, deberías cambiarte de ropa. Mentalmente no es bueno que estés siempre en pijama mientras estás en casa. Hazlo para ir al supermercado, a la farmacia o para salir a la ventana a aplaudir.

ESCRIBIR

Esto es muy terapéutico. Puedes escribirle una carta o un email a alguien o, incluso, a ti mismo, contando cómo te sientes. Después puedes responderte a ti mismo aconsejándote, pensando en cómo animarías a un amigo que estuviese en tu misma situación. Estoy segura de que no le dirías “sigue dándole vueltas al asunto”, le dirías, más bien, cosas positivas del tipo “todo saldrá bien, esta situación es temporal”.

DIBUJAR, PINTAR O HACER MANUALIDADES

Esta es una buena idea para dispersar pensamientos negativos y centrarnos en otra cosa, a la vez que nos sentimos orgullosos de nuestra creación.

COCINAR

Cocinar y experimentar con nuevos platos nos ayuda a mantenernos motivados. Podemos diseñar un menú saludable diferente o probar a hacer un nuevo postre, por ejemplo.

LEER

Esto es muy recomendable pues la lectura nos lleva a otro mundo a través de la imaginación. Eso sí, debemos leer libros que nos hagan sentir bien, pues entre los géneros literarios podemos encontrar de todo. Hay muchas bibliotecas que ponen a nuestra disposición miles de libros digitales y películas de manera gratuita. La Biblia es una buena opción para las personas que creen en Dios, leerla pausadamente y meditando en ella reduce la ansiedad y destruye los pensamientos catastrofistas.

TURISMO ONLINE

Para aquellos que les gusta hacer turismo, esta es una buena opción para conocer nuevos lugares, además, es mucho más económica que la presencial ;).

ESCUCHAR MÚSICA

La música es una de las mejores aliadas de nuestra salud mental. Obviamente, al igual que los libros, debemos escoger el tipo de música que vamos a escuchar, pues hay música que nos invita a sentirnos tristes o nerviosos, así como hay música que nos hace sentir más animados, como el tema “Resistiré”, que se ha convertido en el himno de esta época y que nos proporciona una inyección de fuerza y positivismo.

EJERCICIOS MENTALES

Podemos hacer sudokus, autodefinidos o sopas de letras durante unos minutos al día para ejercitar nuestra mente.

RELAJACIÓN Y RESPIRACIÓN

Si no sabemos es importante que aprendamos a relajarnos a través de la respiración. Es muy sencillo, debemos coger todo el aire que podamos en el abdomen e ir soltándolo poco a poco. Con hacer esto tres veces seguidas es suficiente para sentirnos más relajados.

BUSCAR AYUDA

Debemos saber que no pasa nada por pedir ayuda, y debemos hacerlo siempre que lo necesitemos. En caso de ansiedad, soledad, tristeza profunda se debe contactar a un profesional. Afortunadamente, en casi todas las comunidades están ofreciendo un servicio de asistencia, a través del SAMUR, del colegio de psicólogos y otras organizaciones como el Centro de Ayuda Cristiano.

En casi todas las fincas hay vecinos solidarios que se ofrecen a ayudar a aquellos que son mayores o tienen alguna enfermedad, que dicho sea de paso, están haciendo una maravillosa labor por el prójimo.

Sobre todo recuerda que, para que podamos sentirnos bien y actuar bien, debemos pensar bien. Por eso, mantén tus pensamientos enfocados en lo que es positivo, en que esto pasará y, entonces, habremos aprendido muchas cosas.