Todos hemos oído hablar que una alimentación saludable constituye una potente arma para prevenir muchas enfermedades, pero a veces no sabemos qué criterio seguir o cuáles son los mejores alimentos para reforzar nuestras defensas. La doctora Teresa Pérez nos da una lista de alimentos que serán los mejores aliados de nuestro organismo a la hora de combatir enfermedades.

Hipócrates, considerado el padre de la medicina moderna, dijo “que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. Aunque los alimentos no sean exactamente medicina, yo apoyo totalmente esta máxima. Nuestra salud depende en gran medida de lo que ingerimos, por eso, para que estemos fuertes, no dependemos tanto del ambiente que nos rodea, sino de nuestros hábitos alimenticios.

Antes de hablar de los alimentos, me gustaría recordar a todos los lectores que hemos sido creados con un sistema inmune cuyo objetivo es luchar en contra de los invasores de nuestro cuerpo. Nuestra obligación es apoyar a nuestro organismo para que funcione mejor y, para eso, tenemos que proveerle con todo lo necesario.

La lista que verás a continuación se compone de 25 alimentos que cualquiera de nosotros podemos incluir en nuestra lista de la compra y que va a ayudarnos a subir las defensas. Casi todos los elementos son sencillos y conocidos, algunos son más caros que otros pero la mayoría están al alcance de casi todos los bolsillos. De todas maneras, debemos entender que cuidar la salud no es un lujo que solo los millonarios se pueden permitir. Es algo asequible y que corresponde a cada uno de nosotros.

  1. AJO

Tiene múltiples beneficios. Es un eficaz antibacteriano, antiviral y antifúngico. Recomendable para tratar hongos como la cándida y para luchar contra resfriados y la fiebre. Reduce la hipertensión arterial y tiene propiedades inmunológicas.

  1. ALMENDRAS

Son ricas en vitamina E, una vitamina que necesita grasa para que el organismo la pueda absorber, por eso se puede tomar en el desayuno con una cucharada de aceite de primera prensada. Las más saludables son las naturales, sin tostar. Las nueces, además de reducir el colesterol, también tienen un gran potencial protector para nuestro sistema inmunológico.

  1. ARÁNDANOS

Son antioxidantes, previenen enfermedades neurodegenerativas, reducen el riesgo de padecer cáncer y ayudan a luchar contra la diabetes.

  1. GROSELLAS

Tenemos que aprender a comer con los colores, pues al igual que los arándanos, las grosellas tienen un color muy vivo, lo que manifiesta sus potentes cualidades. Las grosellas son buenas protectoras ante los problemas respiratorios. Existe un estudio que comprobó que las personas que consumían grosellas eran menos propensas a sufrir afecciones respiratorias.

  1. AVES DE CORRAL

¿Quién no ha tomado una sopa de pollo estando convaleciente? Cuando pensamos en un alimento apropiado para un enfermo enseguida nos viene a la cabeza la sopita de pollo. Aunque algunos escépticos piensen que algo tan sencillo no puede hacer nada, en realidad, la sopa de pollo combate muchos síntomas de gripe y resfriado eficazmente. Tiene efecto placebo y es rica en vitamina B6, muy importante para los glóbulos rojos y la inmunidad del intestino.

  1. BONIATO

En España, el rey de los tubérculos es la patata. Es un recurso fácil de encontrar, versátil y barato. Sin embargo, a nivel nutricional, el trofeo se lo lleva el boniato. Es rico en vitamina A, que es buena para la piel, y tiene mucha fibra. Además, su bajo aporte calórico hace de él un buen alimento, especialmente para las personas que tienen una tendencia a engordar o que no se mueven tanto.

  1. BRÓCOLI

Seguimos con los alimentos coloridos y el “verde que te quiero verde” es también uno de los lemas que tenemos que aplicar en nuestra alimentación. El brócoli, en concreto, es considerado como un súper alimento, pues es rico en minerales, fibra y contiene las vitaminas más importantes que son la C, la E y la D. Todo esto en un solo alimento. Es conocido también por su control en contra de las infecciones y por prevenir el cáncer, por eso, no puede faltar en nuestra lista de la compra.

  1. CHAMPIÑONES

Son muy rápidos de cocinar por eso se los recomiendo especialmente a todos los “bocadilleros” que de paso les animo a que dejen de serlo, pues no están ayudando a su organismo a defenderse si basan su alimentación en los bocadillos. Volviendo a los champiñones, estos son ricos en selenio, en vitaminas del grupo B, rivoflamina, y por lo tanto, necesarios para nuestras defensas. Nos ayudan a protegernos frente a los problemas cardiovasculares y tiene polisacáridos que van a disparar la función inmune.

  1. CÍTRICOS

Los cítricos en general son bastante conocidos por su poder preventivo ante gripes, resfriados e infecciones virales gracias a la vitamina C que contienen. Debemos saber que nuestro organismo no produce la vitamina C ni la puede almacenar, por eso es importante que tomemos alimentos que la contengan. Dentro de este grupo la estrella es el limón. Tomar un vaso de agua tibia con limón por las mañanas contribuye a nuestro estado de bienestar fundamental.  También podemos beneficiarnos de las naranjas, los pomelos y las mandarinas.

  1. MARISCOS

Los crustáceos son excelentes para nuestra salud por la cantidad elevada de zinc que contienen. El zinc es un mineral importantísimo y básico para reforzar el sistema inmunológico.

No nos desanimemos si no podemos comprar marisco fresco, los congelados y los enlatados son una magnífica alternativa. Podemos encontrar mejillones, almejas o berberechos enlatados de buena calidad y a un buen precio.

  1. CÚRCUMA

Se está introduciendo poco a poco en nuestra sociedad por su capacidad de enfrentar determinadas infecciones. Es un potente inflamatorio y útil en el tratamiento del dolor de la artritis y la artrosis. También tiene un valor inmunitario pues combate gripes, refriados y múltiples enfermedades. Se puede utilizar para condimentar nuestros platos.

  1. CHOCOLATE NEGRO

El chocolate negro tiene calorías pero podemos tomar una onza de vez en cuanto. Contiene teobromina que protege nuestros glóbulos blancos, nos libran de los contaminantes  y nos ayudan a que no desarrollemos enfermedades.

  1. ESPINACAS

Las espinacas son muy ricas en antioxidantes y betacarotenos, que aumentan la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones.

  1. GERMEN DE TRIGO

Es la parte más interna del grano de trigo y tiene como principales valores el zinc y las vitaminas E y B6, esencial para la respuesta del sistema inmunitario frente a las enfermedades. Se puede tomar con yogur o batidos.

  1. GRANADA

Tiene un color rojo vivo, como la grosella. Esta fruta es muy importante pues detiene el crecimiento de bacterias como la E. Coli y la salmonela. También tiene propiedades antivirales y favorece el crecimiento de la flora intestinal.

  1. JENJIBRE

Los orientales recurren mucho a esta raíz pues es un potente inflamatorio natural. Combate las bacterias y tiene un potente poder antioxidante.

  1. KÉFIR

Las bacterias que desarrolla este fermentado de la leche son muy saludables, especialmente para el sistema inmunológico porque combaten otras bacterias.

  1. KIWI

Además de otros nutrientes necesarios para el organismo, esta fruta contiene potasio, vitamina K y vitamina C, que estimula los glóbulos blancos y combate las infecciones.

  1. PAPAYA

Una sola pieza de esta fruta puede proporcionar el 224% de la cantidad que deberíamos ingerir a diario. También tiene vitamina B y potasio, muy beneficioso para la salud en general.

  1. PESCADO GRASO

Los pescados grasos como el salmón, el atún o la caballa son ricos en ácidos grasos Omega-3 y pueden ayudar a combatir la artritis reumatoide.

  1. PIMIENTO ROJO

Es una de las hortalizas más ricas en vitamina C, e incluso dobla en cantidad a los cítricos. También es rico en betacarotenos, recomendables para la salud ocular y de la piel.

  1. PIPAS DE GIRASOL

Tienen fósforo, magnesio, vitamina B6 y E, por lo que tienen un elevado poder antioxidante.

  1. SANDÍA

Una buena opción para nuestros mayores si tienen dificultades para masticar. Nutricionalmente son ricos en potasio y vitaminas A, C y B.

  1. SOPA DE MISO

Es un plato tradicional japonés rico en probióticos elaborado con judías de soja fermentadas. Es muy beneficioso para la salud intestinal y estimulante del sistema inmunológico.

  1. TÉ VERDE

Su contenido en flavonoides, un tipo de antioxidante, es importante, pero lo que lo convierte en un alimento beneficioso es el epigallocatechin gallate (EGCG), un antioxidante aún mas potente que favorece la función inmunológica.