El Señor Jesús nos orientó acerca de cómo debemos actuar para acabar con la injusticia

El de la injusticia es uno de los peores dolores que puede llegar a sufrir el ser humano. La miseria es una de las mayores injusticias, sin embargo, muchos que aseguran ser de la fe, la aceptan sin cuestionar.

Pero si tú tienes una fe inteligente deberías entender que es inaceptable creer y seguir a un Dios Creador, dueño de todas las cosas, y tener una vida limitada, teniendo que contar monedas para llegar a fin de mes. Además, debes saber que donde hay una injusticia, hay un espíritu maligno. Con total seguridad.

Observa los dos secretos que el Señor Jesús nos dejó para que la injusticia saliese definitivamente de la vida de aquellos que creen:

1º Fe y oración

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario” (Lucas 18:1-3).

El Altísimo no soporta verte cargando con ese dolor. No puede haber justicia sin la manifestación de la fe, o sea, obedecer a todo lo que Él manda y tener la certeza de que Él hará justicia. Debes orar siempre, sin desfallecer.

2º Nunca desistir

“Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia” (San Lucas 18:4-5).

Si un hombre injusto como aquel juez hizo justicia a aquella mujer, ¿cómo no te va a responder el Padre? Él desea hacer justicia en tu vida, pero no es con lágrimas que podrás conseguir esa respuesta.

Mientras esperaba por la respuesta, la viuda no cesó de reclamar sus derechos. Molestó tanto a aquel juez que no le quedó otra opción que darle lo que quería.

Participa en este propósito de fe y asiste al Congreso para el Éxito todos los Lunes en el Centro de Ayuda Cristiano. Los horarios son 7h, 10h,15h y 20h, en Paseo de Santa María de la Cabeza 12, Madrid.