“¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela. Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y atentos Sus oídos al clamor de ellos.” (Salmos 34:12-15)

Todo el mundo quiere vivir para ver el bien. Quien realmente ama su vida – o quiere una vida que merezca ser amada – deber seguir el consejo del texto bíblico de hoy. “Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño” es pensar antes de hablar. No confieses cosas negativas sobre ti o al respecto de los demás. No uses tu boca para comentarios maliciosos.

“Apártate del mal, y haz el bien”, apartarse del mal es evitar todo lo que no tiene que ver con Dios y que no proviene de la fe. Es una actitud consciente, un esfuerzo racional para apartarse del mal y practicar lo que es bueno. De nada sirve simplemente apartarse del mal y no tomar una actitud para practicar el bien.

“Busca la paz, y síguela” significa esforzarse para mantener un ambiente de paz, dentro de lo que sea posible. No buscar problemas, no alimentar discusiones y peleas. Si hay algo para perdonar, vas a esforzarte y a perdonar. Si necesitas pedir perdón, entonces s el esfuerzo de pedir perdón. Si no has obedecido, te esforzarás para obedecer, si has sido infiel, tu esfuerzo será ser fiel. Si hay peleas dentro de casa, te esforzarás para que, de tu parte, haya paz, etc.

Todo eso, claro, es válido para aquellos que desean ver el bien. Que desean tener la vida que Dios prometió. Ellos saben que el esfuerzo será recompensado.

Sigue estos consejos para ver el bien.