“Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin Mí; el que contra ti conspirare, delante de tu caerá.” (Isaías 54:15)

Quien vive por la fe tiene esa garantía. Dios avisa que podrán levantarse problemas. Podrán surgir contiendas. Podrán surgir personas contra ti, incluso conspiraciones y acusaciones graves, pero Él avisa que esas contiendas no vendrán de Él. Por eso, aquel que osa conspirar contra el siervo de Dios, caerá delante de él. ¡Esto es muy fuerte!

Quien conspira lo hace a escondidas, sin que podamos defendernos. Distorsiona nuestras palabras y crea una trampa. Pero Dios defiende a aquellos que son de Él. Aunque el conspirador intente armar fraudes, caerá delante de ti. Quien se levanta contra el siervo de Dios, se levanta contra el propio Dios. Si has servido a Dios y has andado de acuerdo con Su Palabra, no hay de qué temer.

Por eso, no des al problema un poder que él no tiene. No permitas que quite tu paz, que te quite el sueño. Lee nuevamente el versículo de hoy. Reflexiona en él. Si has practicado lo que hemos enseñado, esta promesa es para usted. Los problemas pueden tener la apariencia que sea, pueden poner la cara que quisieran poner, van a caer. Uno a uno, van a caer.

Mantén firme tu fe, ve hacia adelante. Tarde o temprano, verás que lo que crees.