“El SEÑOR estará con vosotros, si vosotros estuviereis con Él; y si Le buscareis, será hallado de vosotros; mas si Le dejareis, Él también os dejará .” (2 Crónicas 15:2 )

El versículo de hoy es autoexplicativo. No sé por qué las religiones dificultan tanto las explicaciones de la Palabra de Dios. Probablemente, es una estrategia del mal para que nadie entienda nada y la Palabra parezca solo algo muy bonito, pero complicado.

Sin embargo, ¿qué hay de complicado en eso? No podría ser más fácil de entender: Dios está contigo mientras que estés con Él. Es decir, si no estás con Él, obviamente, Él no estará contigo. El llamado de Dios es para todos, pero Él solo puede estar con aquellos que están con Él, porque Él es justo. Estando con Él, tienes derecho a todas las promesas que hizo. Esto nadie puede impedírselo.

Después, dice que si Le busca, Se dejará hallar. Es decir, si Le buscas, es verdad que Lo encontrarás, porque Se dejará hallar. Él permitirá que Lo encuentres, no importa quién seas o qué hayas hecho. Observa que la condición para encontrarlo no es tener facultad de teología, no es tener este o aquel tiempo de iglesia; no es tener este o aquel pasado. La condición para encontrarlo es buscar. ¿No es simple?

Sin embargo – hay aquí una condición más – si Lo dejas, Él también te dejará. No porque quiere, sino porque respeta tu voluntad.

La Palabra es simple. Alíate con Dios y Él estará contigo.