Debes saber que el tiempo es un recurso precioso y no renovable

El tiempo es un recurso precioso y no renovable. Desafortunadamente, hay muchas personas que solo se dan cuenta de esto demasiado tarde. Miran hacia atrás y se dan cuenta de todo el tiempo que perdieron con actividades y relaciones que no llevaban a ninguna parte.

Por eso, el Señor Jesús dijo: “Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno” (Mateo 18:8).

“Él no quiso decir solamente que debemos cortar con lo que nos perjudica, sino también mantenernos alejados y mantener la distancia de lo que intenta hacernos tropezar”, apuntó el obispo del Centro de Ayuda Cristiano durante su programa.

Desperdicio de tiempo

El obispo añadió, solo a título de ejemplo, que ese desperdicio de tiempo sucede muchas veces en las relaciones interpersonales: “A veces, hay alguien en tu círculo de amistades que te cae muy bien, crecisteis juntos y compartís muchas cosas, pero esa persona no está caminando en la misma dirección que tú e intenta convencerte de cosas contrarias a tu fe. Tú, por no querer estropear esta amistad, la toleras, no la cortas, y acabas siendo influenciado por ella”, alertó el obispo.

Lo mismo sirve para tantas otras áreas de tu vida. A ejemplo de cuando uno ocupa su tiempo con entretenimiento sin límites. “Son cosas que roban tu tiempo precioso que jamás regresará. Dejas de hacer cosas importantes y constructivas para mantenerte ‘dopado’ por el entretenimiento, que es una forma de embriaguez”, añadió.

A través de esta enseñanza podemos entender que son muchas las cosas que nos pueden distanciar de Dios, de compartir momentos preciosos con nuestra familia o de cualquier otra actividad que realmente vale la pena, como orar y meditar en la Biblia.

“Hay muchas cosas que sobran y que pueden estar acumulándose en tu vida, que solo están ocupando espacio y haciéndote tropezar. Es como si estuvieses intentado correr cargando un armario sobre tu espalda. ¿Cómo vas a correr con todo ese peso?”, indagó el obispo.

Si los corredores dedican tiempo y esfuerzo para alcanzar un premio ‘simple’ como un trofeo o una medalla, ¿cómo deberían dedicarse aquellos que participan en la carrera por la Salvación Eterna?

Tiempo de calidad

Piensa en esto. Realiza un autoanálisis sobre cómo has gastado los preciosos días de tu vida y cambia lo que está mal mientras hay tiempo.

Participa en el Santo Culto este domingo en el Centro de Ayuda Cristiano para dedicar un tiempo de calidad para buscar, exclusivamente, la presencia de Dios.