Aprende a vencer el cansancio y el desánimo.

El ser humano tiene el pésimo hábito de dejar que los problemas y las dificultades le impidan alcanzar sus objetivos. En el camino hacia la realización de un sueño, las personas generalmente empiezan con energía, motivación y ánimo. Con el paso del tiempo, las luchas y las dificultades generan cansancio y, si la persona se para en medio del camino, es probable que se acomode y desista del objetivo que tanto deseaba al principio.

“Normalmente, quien desiste es porque no tiene un propósito bien definido. Por eso, cuando menos lo espera, se encuentra parada en medio del camino. Si no persevera, jamás podrá realizar nada”, exhortaba el obispo del Centro de Ayuda Cristiano.

¿Cómo llegar al fin?
La mayoría de las personas no tienen dificultades para empezar algo, pero con el tiempo viene el cansancio y los pensamientos negativos comienzan a bombardear su mente.

“Si das oídos a lo que es negativo, morirás sin realizar tu sueño. Decide seguir tu propósito en la vida cueste lo que cueste. Di a ti mismo que vas a cumplir ese objetivo. Cuando el desánimo golpee tu puerta recuerda qué fue lo que te hizo empezar la caminata”, afirma el obispo.

El Señor Jesús dijo:

“…en el mundo tendréis aflicción, pero tened ánimo, Yo vencí al mundo” (Juan 16:33).

Si tienes un pacto con Él, aunque sucedan miles de cosas que quieran hacerte parar, tienes la certeza de la victoria, y cuando la alcances, podrás decir que el Altísimo fue quien te dio fuerzas y capacidad para realizar tu sueño.

Participa en el Congreso para el Éxito para tener la dirección necesaria y vencer en la vida económica. Todos los lunes a las 10hs, 16hs y 20hs, en el Centro de Ayuda Cristiano más cercano a tu domicilio.