SÉ GENEROSO

«El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.”(Proverbios 11:25). Quien da también recibirá, esa es una Ley de Dios. De la misma manera, no se podrá cosechar aquello que no se siembre. Todo lo que quieras recibir, antes, tendrás que dar. Si quieres recibir amor, tendrás que amar. Si quieres respeto, tendrás que respetar. Si quieres honra, tendrá que honrar.