DISPÓNGASE

Dios usa a quien se dispone a ser usado. Y no importa si usted no tiene capacitación o habilidad; al colocarse a disposición de Dios, Él le dará las habilidades que necesita, basta con disponerse a hacer.

“Y Moisés llamó a Bezaleel y a Aholiab y a todo hombre de talento en cuyo corazón había puesto el SEÑOR sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella.” (Éxodo 36:2).