SEA FIEL EN LOS DIEZMOS Y EN LAS OFRENDAS

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros Me estáis robando. Pero decís: “¿En qué Te hemos robado?” En los diezmos y en las ofrendas.” (Malaquías 3:8).

¿Quiere que Dios cumpla Sus promesas? Entonces cumpla sus compromisos con Él. Nuestra relación con Dios es semejante al matrimonio. La fidelidad es una obligación de ambas partes. Cuando el individuo que se dice cristiano deja de lado su fidelidad, rompe su relación con Dios y se convierte en un verdadero ladrón a Sus ojos.