«No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.» Isaías 43:1