POR ENCIMA DE TODO, INVIERTA EN SU SALVACIÓN

Dios nos invita a vivir a Su lado por la eternidad como Sus hijos. No hay mayor honra que esa para un ser humano. Es el único tesoro por el cual vale la pena luchar con todas las fuerzas hasta el fin. Todo esfuerzo y sacrificio se tornan insignificantes delante de esa recompensa. No deje que nada en este mundo, NADA, lo aleje de su fe y de Dios. Y si aún no recibió el Espíritu Santo,búsquelo por encima de cualquier cosa, pues a través de Él tendrá fuerza y coraje para vencerse a sí mismo y al mundo y tener su nombre escrito en el Libro de la Vida. Que Dios los bendiga.