Mucha gente se queja de que todo le sale mal. Muchos, incluso, piensan que nacieron para sufrir y para «heredar» los mismos problemas de sus antepasados como si nada pudieran hacer para evitarlo. Sin embargo, la Palabra de Dios nos indica todo lo contrario. El obispo Paulo Roberto, en el pasado Santo Culto desde Madrid, demostró a la luz de las Escrituras, que cualquier persona puede hacer borrón y cuenta nueva si decide poner a Dios en primer lugar.

«No se trata de buena ni de mala suerte. La vida depende de actitudes, de decisiones. No es porque sus padres fueron pobres, que usted tiene vivir de esa manera. Todo va a depender de las decisiones que usted tome, porque Dios siempre nos da la oportunidad de empezar de nuevo. Solo depende de usted, porque Dios está listo para transformar su vida», enseñaba el obispo Paulo Roberto.

De la Biblia se pueden extraer muchos ejemplos de hombres de fe que fueron engrandecidos y bendecidos extraordinariamente cuando decidieron poner a Dios en el primer lugar de sus vidas. Algunos de ellos fueron el rey de David, su hijo Salomón, y Jacob.

DAVID

David, antes de ser llamado por Dios, era muy poco valorado por su propia familia. Era un simple pastor de ovejas, pero Dios lo hizo rey de la nación de Israel. Entre sus actitudes, destacan su íntima comunión con Dios y la determinación de edificar el templo de Dios. Para ello ofreció ofrendas y sacrificios de su tesoro personal, porque amaba a Dios de verdad. Él lo puso en primer lugar y Dios le dio siempre la victoria.

SALOMÓN

Salomón, hijo de David, era muy joven cuando heredó su reino. Él sabía que, por su inmadurez y falta de experiencia, no tenía condiciones humanas para guiar al pueblo de Dios. Esto le llevó a realizar el mayor sacrificio de su vida en Gabaón, el lugar más alto. En aquel monte ofreció mil holocaustos, lo cual era tremendamente costoso y complicado. Dios vio que la intención de Salomón era agradarle y Su respuesta no se hizo esperar: «Pide lo que quieras que yo te dé»
Salomón no pidió nada material, sino espiritual. Es decir, puso a Dios en primer lugar: «Señor Dios mío, Tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé como entrar ni salir… Da pues, a tu siervo, corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque, ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?» (1 Reyes 3:6-9)
El joven rey puso en primer lugar su vida espiritual porque sabía que de ello dependía toda su vida y su buen hacer como rey. Salomón solo pidió sabiduría, pero Dios se agradó tanto de la dependencia y entrega que había manifestado en Él, que no solo hizo de Salomón el hombre más sabio de toda la historia, sino que también le dio riquezas.

Una vez más se cumple, lo que más tarde declararía el Señor Jesús: «Buscad en primer lugar el Reino de Dios y Su justicia, y todas estás cosas os serán añadidas»

JACOB

Durante 20 años de su vida luchó por su prosperidad porque él pensaba que su felicidad consistía en los bienes que podría adquirir. Después de hacer conquistado todo, Jacob se dio cuenta de que, en realidad, no tenía nada. Aún era infeliz, era un hombre frustrado, vacío y atormentado por los errores del pasado.

Cuando Jacob vio la oportunidad de luchar en el Vado de Jaboc con el varón de Dios (que era el propio Señor Jesús) él se lanzó con todas sus fuerzas. Quería nacer de nuevo, borrar su pasado y tener una nueva identidad. Tomó la decisión de poner a Dios en primer lugar, y su vida no volvió a ser la misma.

«Cuando una persona nace de nuevo, su pasado es borrado. Dice la Biblia que aquel que está en Cristo nueva criatura es. Uno vence el pasado, por muy triste y pecaminoso que haya sido. Jacob había cometido muchos errores, pero Dios quería salvar su vida, como Dios quiere salvarle a usted. Dios nunca le abandonó, pero usted debe ponerlo en primer lugar, y eso es un sacrificio. Solo así será realmente feliz y Dios podrá prosperar la obra de sus manos», concluía el obispo.

Hacer botón y cuenta nueva es posible cuando nos entregamos por completo en el Altar de Dios, por eso, la Campaña de Israel de este mes de Julio se llevará a cabo en el Vado de Jacob, donde la historia de Jacob cambió radicalmente, al despojarse de todo y entregarse a Dios de verdad. En aquel momento Jacob pasó a ser Israel, una gran nación. Si tú también quieres hacer borrón y cuenta nueva, este domingo a las 10hs tendrás la oportunidad, en Paseo de Santa María de la Cabeza 12, Madrid, y en todos los Centro de Ayuda Cristiano del país.