La mente humana que no ha sido transformada por el Espíritu Santo, es susceptible de dejarse influenciar por el espíritu de este mundo corrupto, carnal y egoísta, trayendo, como consecuencia, mucho sufrimiento a la persona. Por eso, es necesario que todas las personas dejen de ser viejas criaturas para nacer de nuevo y recibir la mente de Cristo. Esto es, tener la dirección divina para transitar por este mundo de tinieblas sin ser influenciado por ellas.

En la Biblia está escrito: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”(Romanos 12:2).

Porque, mientras eso no suceda, todos cargan en su interior esta mentalidad terrenal, que es guiada por los espíritus malignos.

Para alcanzar este cambio, no basta con que la persona participe en las reuniones de la iglesia, forme parte de algún grupo o cante alabanzas. Es necesario que reciba la mente de Cristo.

21 días para recibir la mente de Cristo

Por eso, en todos los Centro de Ayuda Cristiano del país, se celebrará el “Ayuno de Daniel: 21 días para tener la mente de Cristo”.

El obispo del Centro de Ayuda Cristiano, declaró, respecto a este propósito de fe que “quien no tiene la mente del Señor Jesús no piensa como Jesús. Si usted tiene la mente del Señor Jesús, usted piensa igual que Él”.

Y añadió consejos para quien desea tener esta transformación. “Para recibir la mente de Cristo, primero hay que desearlo, someternos a Él. Debo ser humilde para cambiar mis pensamientos por los pensamientos de Dios. Es como un estudiante que va a la universidad. Se sienta y presta atención a su profesor, y si no entiende algo, le pregunta”.

Prepárate para este periodo especial desde ahora. Sigue las publicaciones del Centro de Ayuda, y mantente alejado de todas las fuentes de información seculares, para poder dedicar más tiempo a la lectura de la Biblia y la oración