Todos tienen un modelo a seguir. Alguien que, de alguna manera, te inspira. Pero ¿qué sucede cuando ese referente influencia de manera negativa?

Debido al auge de las redes sociales, los influencers han sido un modelo a seguir para sus seguidores, la mayoría de ellos, jóvenes. Para aumentar el alcance de las publicaciones y ser reconocido en el ambiente digital, algunos crean hábitos que pueden ser perjudiciales para la salud, como lo son determinadas dietas sin respaldo médico, otros, también promueven conductas irracionales y sin sentido.

Haz un autoanálisis

Hay personas que levantan la bandera de la “libertad” con frecuencia, pero no se dan cuenta de que, muchas veces, son influenciadas por estos referentes. A fin de cuentas, reproducen sus comportamientos.

Si descubres que tus conductas son incorrectas, debido a los malos ejemplos que has visto, busca desechar esos patrones perjudiciales. Sé tú mismo y no te olvides de que el mejor modelo a seguir no se encuentra en las redes sociales, sino en la Palabra de Dios: el Señor Jesús.