Adiccion cocaína 2018-11-29T15:46:38+00:00

La adicción a la cocaína

Los efectos de la cocaína son perceptibles al instante de haber consumido una sola dosis y desaparecen en cuestión de minutos o dentro de una hora. Las personas que consumen cocaína en cantidades pequeñas suelen sentirse eufóricos, energéticos, conversadores y mentalmente alertas, particularmente con relación a las sensaciones visuales, auditivas y del tacto. Algunas personas que consumen cocaína sienten que la droga les ayuda a llevar a cabo más rápido algunas tareas simples, tanto físicas como intelectuales, mientras que a otros les produce el efecto contrario.

La manera en que se administra la cocaína determina el tiempo que dura el efecto inmediato de euforia. Más rápida la absorción, más intenso el estado de euforia; pero al mismo tiempo, cuanto más rápida es la absorción, menor es la duración del efecto de la droga. El estado de euforia que se produce al inhalar la droga puede tardar en llegar de 15 a 30 minutos. Sin embargo, los efectos que se obtienen fumando la cocaína pueden durar de 5 a 10 minutos.

Efectos en el cuerpo

Los efectos fisiológicos que conlleva el consumo de cocaína a corto plazo incluyen:

  • Contracción de los vasos sanguíneos; Dilatación de las pupilas; Aumentos en la temperatura corporal; Frecuencia cardiaca elevada; Presión arterial disparada. Si se usan cantidades mayores podría llevar a desencadenar un comportamiento más extravagante, errático y violento. Algunas personas consumidoras describen tener desasosiego, irritabilidad y ansiedad. Otras sufren temblores, vértigos, espasmos musculares o paranoia.

Por otro lado, las personas que consumen cocaína se exponen a sufrir graves complicaciones médicas. Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran:

  • Alteraciones en el ritmo cardíaco y ataques al corazón;
  • Ataques cerebrovasculares, convulsiones, dolores de cabeza y/o coma;
  • Complicaciones gastrointestinales, como dolor abdominal y náusea.
  • Muerte súbita en la primera vez que se prueba la cocaína o de forma inesperada al consumirla subsiguientemente. Las muertes asociadas al consumo de cocaína suele ser debido a un paro cardíaco o por convulsiones seguidas por un paro respiratorio.
  • Consecuencias graves derivadas de la interacción potencialmente peligrosa de la cocaína con el alcohol.

No eres la única persona que sufre esta adicción…

Estos son algunos de nuestros ejemplos de casos parecidos al tuyo

¿Me miento cuando digo que “yo controlo”?

La persona que consume por primera vez o de manera esporádica suele repetirse o decir a las personas de su entorno no sentir adicción ni perdida de control con el consumo de cocaína, pero lo que si es cierto es que a la larga convencernos de que su consumo es sólo puntual nos hace esclavos de un tipo de hábito no saludable y que probablemente ya este instaurado en nuestra vida como un problema de consumo.

Desde el centro de ayuda cristiana te pedimos que leas atentamente la información que te facilitamos y tomes conciencia, junto con nuestro apoyo, de lo que conlleva el consumo de cocaína y lo extremadamente adictiva que es esta droga. Para la persona que prueba la cocaína es muy difícil poder predecir o controlar hasta dónde continuará deseándola o consumiéndola. Asimismo, si la persona se vuelve adicta, el riesgo de recaídas es alto aún después de periodos largos de abstinencia. Estudios recientes confirman como durante periodos de abstinencia del uso de cocaína, el recuerdo de la euforia asociado con su uso, o solamente una referencia a la droga, puede disparar un deseo incontrolable de consumirla y terminar en una recaída.

Al exponerse determinadas veces a la cocaína, nuestro cerebro comienza a adaptarse a esta sustancia y la vía de gratificación se vuelve menos sensible a los refuerzos naturales y a la droga en sí. La persona que consume puede desarrollar tolerancia, lo que quiere decir que requerirá de una dosis cada vez mayor de la cocaína o que deberá consumirla con mayor frecuencia para obtener el mismo placer que cuando inicio su consumo. Al mismo tiempo, las personas que consumen cocaína suele volverse más sensibles a la ansiedad, las convulsiones u otros efectos tóxicos de la cocaína.

Cómo se consume la cocaína

Generalmente, la cocaína se consume repetidamente y en dosis cada vez mayores, lo que puede llevar a un estado de irritabilidad, inquietud y paranoia e incluso puede dar lugar a un episodio total de psicosis paranoica en el que se pierde el sentido de la realidad y se sufre de alucinaciones auditivas. Al aumentar la dosis o la frecuencia del consumo, también aumenta el riesgo de sufrir efectos psicológicos o fisiológicos más graves.

Los efectos de mayor gravedad a los que nos referimos depende de cómo se administra. Los efectos serían:

Por inhalación: pérdida del sentido del olfato, hemorragias nasales, problemas al tragar, ronquera y una irritación general del tabique nasal, lo que puede producir una condición crónica de irritación y salida de secreción por la nariz. perforaciones en el tabique nasal, lesiones en los pulmones, tos persistente y sensación de falta de aire.

Al  fumar (ingerir): gangrena grave en los intestinos porque reduce el flujo sanguíneo. aparece tos e inflamación de bronquios y trastornos respiratorios

Al inyectar: marcas de pinchazos, reacciones alérgicas, de la droga o a algunos de los aditivos que se agregan a la cocaína en la calle y, en los casos más severos, estas reacciones pueden provocar la muerte.

Templanza es moderación en el uso de lo bueno y abstinencia total de lo malo

Signos y síntomas del consumo de cocaína

En la mayoría de los casos el uso y abuso del consumo de cocaína se debe a la búsqueda de la sensación de “euforia”, ya sea para aumentar la energía, para mejorar el desempeño en el trabajo o en la escuela, o para bajar de peso o controlar el apetito. Los síntomas del consumo reciente son:

  • Exaltación y exceso de confianza
  • Estado de alerta más intenso
  • Mayor energía e inquietud
  • Cambios de conducta o agresión
  • Dicción rápida o incoherente
  • Pupilas dilatadas
  • Confusión, delirios y alucinaciones
  • Irritabilidad, ansiedad o paranoia
  • Cambios en la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura corporal
  • Náusea o vómitos con adelgazamiento
  • Facultadas mentales alteradas
  • Congestión nasal y daño en la membrana mucosa de la nariz
  • Llagas en la boca, enfermedades de las encías y caries dentales por fumar drogas
  • Insomnio
  • Depresión a medida que pasa el efecto de la droga

Consecuencias del consumo de cocaína

Actualmente, muchas de las urgencias médicas que se atienden en los centros de salud están relacionadas con el consumo de cocaína; Son el resultado de la mitad de las urgencias hospitalarias relacionadas por el consumo de drogas y es la causante del 50% de las muertes por reacción aguda de drogas en España.

Se dice que los consumidores de cocaína tiene un riesgo siete veces mayor de sufrir ataques cardíacos que los no consumidores, siendo uno de cada cuatro ataques en personas menores de 45 años ocasionado por el consumo de cocaína.

En una persona dependiente de la cocaína podemos observar una pérdida del control del consumo, lo que puede llevar a la aparición de conductas de riesgo. Una de las consecuencias clínicas que podemos encontrar en un cocainómano es la negación de su enfermedad y la sobreestima de la capacidad de abstenerse, así como la pérdida de las sensaciones placenteras.

Dentro de las complicaciones nombradas en este apartado y los anteriores, las más graves serian las taquicardias, las arritmias, el fallo cardíaco, la disminución brusca e intensa de circulación, el infarto agudo de miocardio, las hemorragias cerebrales, las crisis convulsivas con pérdida de conciencia y la asfixia.

La cocaína hace que la persona que la consume se sienta eufórica, con mucha energía y en situación de alerta permanente, ya que disminuye la necesidad de dormir. Al aumentar las dosis consumidas aparecen muchos otros síntomas, como comportamientos erráticos o agresivos, e irritabilidad, que se agudizan durante los periodos en los que no se toma esta sustancia. Para tener una idea más clara acerca de los problemas de salud asociados al consumo de cocaína, lo enumeraremos a continuación:

– Alteraciones del ritmo cardiaco e incremento del riesgo de infarto.

– Accidentes cerebrovasculares o ictus.

– Hemorragias y perforación nasal, y pérdida de olfato.

– Daño pulmonar permanente.

– Úlceras digestivas, perforación de estómago y necrosis intestinal.

– Insuficiencia renal.

– Infecciones graves, como la hepatitis o el VIH, cuando se consume por vía intravenosa.

Las drogas son las enemigas del futuro y de la esperanza, y cuando luchamos contra ellas luchamos por el futuro

¿Cómo se puede tratar la adicción a la cocaína?

Hacer frente a la adicción a la cocaína no es fácil, pero sí es posible si se busca el la ayuda y la supervisión de un grupo multidisciplinar de especialistas en este campo. En el Centro de Ayuda Cristiano nos enorgullece poder formar parte de tu recuperación y ayudarte desde el ámbito espiritual. Es muy importante visitar alguno de los centros especializados para que pueda realizar una valoración y adaptar sus herramientas a tus necesidades. Este tipo de centro te ayudará a evitar recaídas, ya que la fase de abstinencia es especialmente dura.

Tras una minuciosa valoración física y psicológica, los especialistas determinarán cuál es el tratamiento psicológico, individual, de grupo o combinado, que puede ayudarte a superar el problema. Entre el conjunto de tratamientos, el Centro de Ayuda Cristiano te ayudara desde sus reuniones y trabajo de participación individual y grupal.

¿Soy adicto?

Como ya sabemos, la cocaína es una droga que nos dificulta dar respuesta a esta pregunta. Pero tienes que tener en cuenta, que dicha pregunta sólo podrás responder tú.

Es muy probable que no te resulte nada fácil. Ya que, mientras  consumíamos, solíamos decirnos que podíamos controlar. Aunque al inicio fuera cierto, en estos momentos no es así. Las drogas has terminando controlándonos a nosotros.

Una persona que consume cocaína termina haciendo que la droga controle toda su vida. Puede que admitas que tienes cierto problemas con las drogas, pero no te consideres adicto.

Las ideas que tenemos acerca de lo que es un adicto nos causa miedo y nos impide ver nuestras conductas y sensaciones como personas adictas a una sustancia. Si consiguieras identificar las características que vamos a detallar a continuación, tal vez puedas darte una oportunidad para la búsqueda de soluciones. Para ayudarte a aclarar dudas y animarte a hacer frente al problema te invitamos a leer detenidamente cada una de las siguientes preguntas.

Si necesitas drogas para disfrutar de la vida es que aún no has encontrado las actividades sanas que te harán disfrutar.

Preguntas

Las siguientes preguntas fueron realizadas por personas que tuvieron problemas con el consumo de drogas y que hoy en día, se encuentran recuperándose. Si te surge alguna duda o sientes curiosidad por saber si deberías o no considerarte un adicto, tómate tu tiempo para leer cada una de las preguntas y respóndelas lo más honestamente que puedas:

  • ¿Consumes en algún momento a solas?
  • ¿Has sustituido una droga por otra, creyendo que ésta  en particular era tu problema?
  • ¿Has manipulado o mentido a algún médico para conseguir una receta?
  • ¿Alguna vez has robado drogas, o has robado algo para conseguirlas?
  • ¿Consumes habitualmente alguna droga al levantarte o al acostarte?
  • ¿Has consumido alguna droga para contrarrestar los efectos de otra?
  • ¿Evitas a la gente que no aprueba tu consumo de drogas?
  • ¿Has consumido alguna vez una sustancia sin saber qué era o qué efectos tenía?
  • ¿Tu consumo de drogas, ha afectado negativamente tu rendimiento en el trabajo o en los estudios?
  • ¿Te han detenido alguna vez por consumir drogas?
  • ¿Has mentido alguna vez sobre el tipo de drogas o la cantidad que consumías?
  • ¿Has intentado alguna vez parar o controlar tu consumo?
  •  ¿Has estado en la cárcel, en el hospital o en algún centro de rehabilitación por culpa de las drogas?
  • ¿Tu consumo de drogas altera tus hábitos de comer o dormir?
  • ¿Crees que es imposible para ti vivir sin drogas?
  • ¿Dudas alguna vez de tu sano juicio?
  • ¿Piensas mucho en las drogas?
  • ¿Alguna vez has pensado que te sientes fuera de lugar o no puedes disfrutar de un buen rato sin las drogas?
  • ¿Alguna vez has usado drogas porque estás molesto o enojado con otras personas?
  • ¿Alguna vez has usado una droga sin saber lo que era o lo que te haría?
  • ¿Alguna vez has cometido errores en el trabajo o en la escuela porque estaba usando drogas?
  • ¿El pensamiento que se quedaría sin drogas realmente te asusta?
  • ¿Alguna vez ha tenido una sobredosis de drogas?
  • ¿El consumo de drogas ha afectado su relación con otras personas?

Interpretación

Si has respondido tú (o alguna persona cercana) a la mayoría o todas las preguntas con un sí, es posible que tengas un problema de adicción y te aconsejamos ponerte en manos de profesionales especializados cuantos antes. Recuerda que la adicción no entiende de edad, ni raza, ni estatus socioeconómico y aunque suele comenzar en la adolescencia no es un  requisito indispensable.

Haber respondido «sí» a distinta cantidad de preguntas. El número en sí no tiene tanta importancia como el hecho de saber cómo nos sentíamos por dentro y cómo la adicción ha afectado a nuestra vida. En algunas de estas preguntas ni menciona las drogas, porque la adicción es una enfermedad enmascarada que afecta todas las áreas de nuestra vida, incluso las que en un principio parecen tener poco que ver con la  droga. Los distintos tipos de drogas que consumimos no tienen tanta importancia, como las razones que nos hace tomarlas y el resultado que producen en los que la consumen.

Seguramente te ha resultado muy difícil leer esta preguntas y las has querido rechazar pensando que no tienen sentido o creer que tu eres diferente, no dejes que el miedo de aceptar ser adicto te evite hacer frente al problema.

Estas preguntas, siempre que las hayas abordado con honestidad, pueden servir para mostrarte como el consumo de drogas ha hecho tu vida difícil e ingobernable. La adicción es una enfermedad que, sin la recuperación, termina en cárceles, hospitales, manicomios o con la muerte.

Cuándo consultar con un profesional de la salud

Si sientes que tu consumo de la droga te controla y/o causa problemas, pide ayuda de inmediato. Habla con tu médico de atención primaria o consulta con un profesional de salud mental, como un especialista en adicción a las drogas o en psiquiatría de las adicciones, o con un terapeuta autorizado en alcohol y drogas.

Busca asesoramiento si:

  • No puedes evitar consumir una droga;
  • Continúas consumiendo la droga a pesar del daño y consecuencias que te causa;
  • Tu consumo de la droga te ha llevado a conductas peligrosas, como compartir agujas o tener relaciones sexuales sin protección;
  • Sientes que puedes estar teniendo síntomas de abstinencia después de dejar de consumir droga.

Si no estás preparado para acudir a un médico o especialista, te animamos a contactar con nosotros y te motivaremos de la mejor forma posible desde el Centro de Ayuda Cristiano.

Cuándo debo buscar ayuda de urgencia

Busca con urgencia ayuda si tú o alguien cercano consumieron una droga y:

  • Podrían tener una sobredosis
  • Presentan cambios en el conocimiento
  • Tienen problemas para respirar
  • Tienen ataques o convulsiones
  • Manifiestan signos de ataque cardíaco, como dolor o presión en el pecho
  • Tienen alguna otra reacción física o psicológica problemática luego del consumo de la droga

¿Qué puede hacer el centro de ayuda por mi?

El Centro de Ayuda Cristiano es un centro cuyo único objetivo es ayudar a todas las personas que lo necesiten. Siempre existe una salida y nosotros te la enseñaremos, solo tienes que tener fe. Nosotros creemos que siempre hay una solución para los problemas y que nunca es demasiado tarde para darle la vuelta a la tortilla y empezar una nueva vida. Te invitamos a visitarnos para atender de manera particular y confidencial tus necesidades, creemos que podemos ayudarte, como lo hemos hecho con tantos casos.

Desde el Centro de Ayuda Cristiano creemos que los problemas de adicción a las drogas se pueden superar con apoyo y ayuda espiritual. Detrás de la adicción, además de la dependencia física, también hay un factor espiritual, por lo que, a través de nuestras reuniones, podrás encontrar la ayuda, la dirección y sobre todo las herramientas para recuperar el control de tu vida y superar la adicción. Con principios cristianos que respetan la individualidad de la persona y su libertad, en nuestras reuniones aprenderás a fortalecerte espiritualmente y de forma emocional, porque todos creemos que, si la fe puede mover montañas, mucho más podrá restaurar la vida de una persona que aprenda a usarla. No dudes en ponerte en contacto con nosotros ahora mismo o en visitarnos en el Centro de Ayuda Cristiano.