Adicción marihuana 2018-11-15T08:27:02+00:00

La adicción a la marihuana

Todos conocemos como en España ha aumentado en los últimos años el consumo de cannabis entre los jóvenes. Varias fuentes consultadas determinan como la intensidad de consumo creció entre los chicos de 14 a 18 años. A pesar de que en España el consumo de drogas está disminuyendo, partiendo de unas cifras muy altas de consumo, sñi tenemos que decir que el cannabis es la única sustancia que aumenta.

La marihuana es una droga ilegal muy llamativa entre los jóvenes, se ha aceptado tanto como el alcohol. Quizás, parte de esa aceptación se deba al efecto terapéutico utilizado en algunas enfermedades.

Los especialistas alertan de no caer en la falsa creencia de catalogar el cannabis o marihuana como sustancias inofensivas para la salud por ser utilizados alguno de los componentes en fármacos de uso diario, o por el hecho de que se receten opiáceos para paliar los síntomas de algunas enfermedades. Es importante saber que las personas que lo consumen a diario son personas adictas al cannabis. A pesar de la cada vez más tendencia permisiva a su consumo no hay que olvidar los riesgos que ello conlleva.

Efectos en el cuerpo

Los problemas de aceptación social surgen porque las personas confunden varias de las sustancias que se encuentran en la planta. La planta tiene varias partes con diversas sustancias; Cuando la planta se toma en forma de hojas es la marihuana, y cuando se toma su resina se extrae el hachís. La proporción de químicos es distinta. Por un lado, existe un componente denominado ‘tetrahidrocannabinol’, un alcaloide, es una sustancia que tiene efectos euforizantes, que además altera la percepción del cuerpo y del espacio, la desorientación tempo espacial, aumenta la sensibilidad a las sensaciones y sonidos, y las reacciones paranoides. Hablamos de que la planta contiene un conjunto de cuatrocientas sustancias. Algunas actúan sobre el sistema nervioso central como un ansiolítico, o un relajante, las cuales suelen utilizarse con uso “terapéutico” para el dolor en pacientes con ELA o cáncer, a quienes les alivia las ganas de vomitar.

Lo que resulta más peligros es la modificación genética que se lleva a cabo en las plantas de cannabis para intentar lograr una mayor concentración del componente psicotrópico. Por lo que, existe una marihuana más peligrosa que otra. Al estar el cannabis más concentrado tiene mucha mayor potencia y, por tanto, más consecuencias negativas.

El efecto psicotrópico paranoico da lugar a que en muchos jóvenes que consumen aumente el riesgo de psicosis, aunque es cierto que no todos los jóvenes presentan la misma variabilidad genética siendo la causa de la vulnerabilidad de muchos de ellos a desarrollarla. Cabe destacar, la variable de la edad como otro de los factores más importantes, y es que, cuanto más joven se es, más riesgo hay de que se produzcan estos efectos psicotizantes.

Su consumo dificulta la memoria, el rendimiento escolar, y aumenta el riesgo de sufrir accidentes. El tratamiento para tratar la abstinencia de las personas con problemas de adicción a la marihuana no pueden ser apoyados con fármacos y se trabaja de forma psicoterapéutica con los adictos. Desde el Centro de Ayuda Cristiano apoyamos a todas las personas con problemas de adicción a través de nuestras reuniones y los motivamos a seguir las pautas que reciben de los profesionales de la salud.

No eres la única persona que se hace adicto a esta droga…

Estos son algunos de nuestros ejemplos de casos parecidos al tuyo

¿Es la marihuana adictiva?

Puede parecer inofensivo pero el consumo prolongado de marihuana tiene un potencial adictivo. Generalmente, las personas que inician su consumo o aquellas otras que dicen consumir ocasionalmente no presentan síntomas de adicción. Sin embargo, el consumir diariamente y a largo plazo esta sustancia podría tener  efectos adictivos.

En el Centro de Ayuda, Enrique, encontró la comprensión que necesitaba. Los ex-adictos dicen que la heroína y la dependencia a otras sustancias solo tiene tres salidas: la cárcel, el hospital o el cementerio. Enrique visitó las dos primeras. Otros amigos no tuvieron tanta suerte y hoy no pueden contarlo. “Yo di mis primeras caladas al porro y me gustó y me hizo sentirme bien”, recuerda nuestro protagonista. La situación era incontrolable. Enrique vivía por y para las drogas. “Con 12 años empecé a probar hachís, porros, pastillas… y después quise más”, afirma Enrique. Con 17 años consumía cocaína habitualmente. Un desengaño amoroso le hizo refugiarse más en ese mundo y cayó también en la heroína. “Nunca me faltó el trabajo y al principio no tenía problemas para asumir el coste de esas drogas. Luego pasé a más dosis, a más gramos, y cuando subes las cantidades tu sueldo no es suficiente”. Acudió a psicólogos y a clínicas de desintoxicación. Conseguía limpiarse durante los seis meses que permanecía encerrado, pero cuando salía recaía de nuevo. Tenía ya 28 años y pensaba que no tenía ninguna salida. Un día que estaba en casa escuchó un programa de radio que le hizo recuperar la esperanza. “Escuché hablar del Centro de Ayuda. Las personas que estaban participando en el programa me llamaron la atención. Estaban felices, positivas, decían que todo puede cambiar”, relata. Decidió acudir a una reunión. Allí conoció a otros jóvenes que estaban alegres y que fueron capaces de superar sus problemas. Encontró la motivación y la esperanza que tanto necesitaba. Siguió haciendo caso a todos esos consejos y en pocos meses consiguió dejar 17 años de drogas.

Síntomas del consumo de marihuana

Los síntomas relacionados con la abstinencia suelen aparecer en el tercer o cuarto día de no haber estado consumiendo marihuana, los signos más característicos son: irritabilidad, insomnio, poco apetito, ansiedad, depresión, agitación, craving (deseo de consumo) y cambios de humor. Este conjunto de síntomas desaparece en una o dos semanas, tras haberlas superado sin consumir.

Los síntomas de carácter psicológico tardarán un poco más en desaparecer y necesitarán el apoyo de especialistas para poder adaptar el tratamiento más adecuado a las necesidades de la persona adicta.

Entre los efectos psicológicos de los que hacemos referencia  por el consumo de marihuana, destacamos los siguientes posibles:

  • Niveles altos de ansiedad
  • Depresión
  • Pérdida de interés en socializar
  • Síntomas esquizofrénicos
  • Reacción psicótica aguda

Crea una vida sin drogas; una vida con salud, con esperanza, con sueños, de agradecimiento y de alegría

Cómo reconocemos los signos de consumo o intoxicación del uso de marihuana

Los efectos que ocasionan en una persona el consumo de drogas depende del tipo de droga. Las personas que consumen cannabis lo hacen a través de cigarrillo, ingestión o inhalación en forma vaporizada. Como hemos comentado en los apartados anteriores, el cannabis es la droga que se consume de manera más frecuente, sola o acompañando de otras sustancias como el alcohol u otras drogas ilegales.

Una persona que acaba de consumir marihuana presentará los siguientes síntomas:

  • Sensación de euforia o de sentirse «drogado»
  • Percepción más intensa de los sentidos de la vista, el oído y el gusto
  • Aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca
  • Ojos rojos
  • Sequedad en la boca
  • Disminución de la coordinación
  • Dificultad para concentrarse o recordar cosas
  • Tiempo de reacción más lento
  • Ansiedad o pensamientos paranoicos
  • Olor a cannabis en la ropa o color amarillento en las puntas de los dedos
  • Antojos exagerados de determinados alimentos a horas inusuales

Una persona con un consumo frecuente y a largo plazo, presentará los siguientes síntomas:

  • Disminución de la agudeza mental
  • Desempeño deficiente en el trabajo o en la escuela
  • Menor cantidad de amigos e intereses

Efectos de la marihuana en el cerebro a largo plazo

Si profundizamos en los efectos que produce el consumo de marihuana a largo plazo, haríamos referencia a multitu de estudios que indican que estar expuesto a la marihuana durante la etapa de desarrollo de la persona puede causar cambios graves a largo plazo o incluso permanentes en el cerebro. El estar expuesto a esta droga durante la adolescencia está relacionado con cambios en el sistema de gratificación, incrementando la probabilidad de buscar y usar otras drogas si se diera la situación. Estudios de imágenes diagnósticas en personas adolescentes muestran que al compararlos con aquellos que no usan marihuana, los consumidores empedernidos de marihuana manifiestan una conectividad neural atrofiada en ciertas regiones específicas del cerebro relacionadas con una amplia gama de funciones ejecutivas del cerebro como memorizar, aprender y el autocontrol.

Estos últimos descubrieron cómo el uso frecuente e incontrolado de marihuana, iniciado en la adolescencia, tenía una relación con una pérdida de un promedio de 8 puntos de coeficiente intelectual, medido durante la edad adulta. En este estudio, la evidencia indica que aquellos que habían usado marihuana de una forma empedernida durante la adolescencia no recobraron el coeficiente intelectual perdido aunque hubieran dejado de usar marihuana durante la edad adulta.

Las drogas te crean un bienestar ficticio. Son las mejores mentirosas que existen en el mundo.

Efectos del consumo de marihuana en los estudios, el trabajo y la vida social

Los mayores efectos negativos demostrados en personas con un consumo de marihuana son los relacionados a la atención, memoria y aprendizaje. Pueden durar días o semanas después de que los efectos agudos de la droga han pasado, dependiendo del historial de uso de drogas que la persona tenga.

Una persona que consume marihuana todos los días funciona a un nivel intelectual mucho más bajo que la mayoría todo el tiempo. Por lo que estudiantes en estas circunstancias obtendrán calificaciones más bajas que el resto de sus compañeros no fumadores. Aquellas personas que consumen marihuana tienen más probabilidades de no graduarse o de obtener algún titulo. Estudios relacionados con dicha asociaciones, encontraron una probabilidad más alta de desarrollar una dependencia a la droga más tarde en sus vidas, a usar otras drogas y a tratar de suicidarse. A su vez, varios estudios también han relacionado el consumo de marihuana incontrolado con un ingreso económico anual más bajo, una dependencia más alta de recursos sociales, desempleo, un comportamiento criminal y menos satisfacción con sus vidas.

Uso de marihuana y enfermedad

Las probabilidades de desarrollar una enfermedad mental está ampliamente relacionado con el consumo de marihuana. Entre las enfermedades mentales se incluye la psicosis (esquizofrenia), la depresión y los trastornos de la ansiedad.

Los factores que influyen en esta relación de consumo y desarrollo de enfermedades mentales se identifican:

  • La cantidad de droga
  • La edad a la que se inició el consumo
  • La vulnerabilidad genética

Como dato importante cabe destacar que la vulnerabilidad genética es uno de los factores más determinantes ya que el riesgo para aquellos con esta variante genética es siete veces más alto en aquellas personas que consumen marihuana a diario.

Aléjate de las drogas y será uno de los pasos gigantes que podrás dar en la vida.

Consecuencias del consumo de marihuana

Agudas, (en el momento del consumo):

  • Deteriora la memoria a corto plazo
  • Disminuye la atención, el juicio y otras funciones cognitivas
  • Perjudica la coordinación y el equilibrio
  • Aumenta el ritmo cardiaco
  • Ansiedad, paranoia
  • Psicosis

Persistentes (continúan después del consumo sin llegar a tener que ser permanentes)

  • Perjudica el aprendizaje y la coordinación
  • Problemas al dormir

Incontroladas (efectos acumulados después del consumo repetido)

  • Riesgo a la adicción
  • Pérdida parcial del coeficiente intelectual
  • Riesgo más alto de sufrir tos crónica, bronquitis
  • Riesgo más alto de desarrollar esquizofrenia en personas con una predisposición genética
  • Potencialmente un riesgo más alto de ansiedad, depresión y síndrome amotivacional

¿Cómo saber que tengo un problema de adicción a la marihuana?

Tanto si es para ti o para conocer en qué situación se encuentra tu hijo o persona cercana, te facilitamos una serie de preguntas que pueden ayudarte a confirmar los problemas de adicción a la marihuana o cualquier otra adicción como al juego, también conocida como ludopatía, y consultar los profesionales especializados en adicciones.

Con tranquilidad, tómate el tiempo que necesites para leer y responder lo más honestamente que puedas.

  • ¿Parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en el aspecto personal?
  • ¿Se encuentra irritable y sin ganas de cooperar?
  • ¿Se han deteriorado sus relaciones con miembros de la familia?
  • ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?
  • ¿No le va bien en los estudios? ¿Ha bajado las notas o su asistencia?
  • ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades?
  • ¿Ha cambiado sus hábitos de comer o de dormir?
  • ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor?
  • ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos colorados?
  • ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos?
  • ¿En tu casa faltan objetos de valor? ¿Tiene una necesidad importante de dinero?
  • ¿Está más pálido/a de lo habitual? ¿Se dejó el pelo descuidado?
  • ¿Tiene papel para hacer cigarrillos?
  • ¿Usa colirios?
  • ¿Tiene manchas de cigarrillos en los dedos?
  • ¿Tiene un olor desagradable, incluso en su propia ropa y en las sábanas?
  • ¿Tiene elementos que permiten picar la droga como hojas de afeitar o tarjetas duras?
  • ¿Tiene elementos que permiten aspirar la droga como bolígrafos sin tapas ni tinta, tubitos, pajitas o billetes enrollados?
  • ¿La nariz le sangra o gotea a menudo?
  • ¿Tiene dificultad al hablar?
  • ¿Tiene marcas de pinchazos en brazos o piernas?

Interpretación

Antes de leer los resultados orientativos, ten en cuenta que la interpretación es la suma del total de respuestas afirmativas. Este cuestionario está realizado de manera que pueda ayudarte a dar forma a tus sospechas y animarte a solicitar apoyo a tu médico o en centros especializados.

A continuación presentamos una interpretación orientativa de las respuestas afirmativas:

De 0 a 3 respuestas positivas: No parece haber problema

De 3 a 10 respuestas positivas: Alerta, esté atento a su conducta y controle sus pertenencias. Visítanos y podremos asesorarte para pedir ayuda a profesionales.

De 10 a 14 respuestas positivas: Consulta con un centro especializado cuanto antes. Es probable que tú o él necesite ayuda.

15 o más respuestas positivas: Seguramente tiene un problema con las drogas y necesita un tratamiento adecuado.

No enfrentes a un joven cuando esté bajo los efectos del alcohol o de las drogas. Espera a que se le pase el efecto del consumo para hablar con él o ella. Entonces coméntale tus sospechas con calma y objetividad, y busca la ayuda de otros miembros de la familia o amigos para apoyar tus observaciones.

Generalmente, los jóvenes que se drogan no son honestos y niegan fervientemente su adicción. Si crees que él o ella no está diciendo la verdad, y las pruebas son evidentes para ti, asiste a un profesional especializado.

Generalmente el adicto termina aceptando que se droga y para conformar a los padres promete no volver a hacerlo. Pero en un altísimo porcentaje de jóvenes adictos esta promesa sólo queda en el intento y la persona continúa drogándose solapadamente.

Si tu hijo o persona cercana está consumiendo drogas, no pierdas el tiempo en sentirte culpable. Ponte en marcha y consulta con profesionales especializados y en caso de que él se niegue, acude tú para pedir asesoramiento.

¿Qué puede hacer el Centro de Ayuda por mí?

El Centro de Ayuda Cristiano es un centro cuyo único objetivo es ayudar a todas las personas que lo necesiten. Siempre existe una salida y nosotros te la enseñaremos, solo tienes que tener fe. Nosotros creemos que siempre hay una solución para los problemas y que nunca es demasiado tarde para darle la vuelta a la tortilla y empezar una nueva vida. Te invitamos a visitarnos para atender de manera particular y confidencial tus necesidades, creemos que podemos ayudarte, como lo hemos hecho con tantos casos.

Desde el Centro de Ayuda Cristiano creemos que los problemas de adicción se pueden superar con apoyo y ayuda espiritual. Detrás de la adicción, además de la dependencia física, también hay un factor espiritual, por lo que, a través de nuestras reuniones, podrás encontrar la ayuda, la dirección y sobre todo las herramientas para recuperar el control de tu vida y superar la adicción. Con principios cristianos que respetan la individualidad de la persona y su libertad, en nuestras reuniones aprenderás a fortalecerte espiritualmente y de forma emocional, porque todos creemos que, si la fe puede mover montañas, mucho más podrá restaurar la vida de una persona que aprenda a usarla. No dudes en ponerte en contacto con nosotros ahora mismo o en visitarnos en el Centro de Ayuda Cristiano.