Liberación emocional y espiritual

El ser humano es alma, cuerpo y espíritu, por lo que si no estamos debidamente protegidos, podemos vernos afectados por problemas de origen espiritual, para los cuales, solo resultan efectivas las armas espirituales. Por eso, todos los viernes, enseñamos a los asistentes a arrancar, a través de su propia fe, las raíces espirituales que causan innumerables problemas y desgracias en la vida de las personas.

La Biblia nos muestra la historia de un hombre que estaba mudo por causa de un espíritu y que, cuando este salió de él por la autoridad del Señor Jesús, el hombre fue totalmente sanado, comenzando a hablar con total normalidad.

“He aquí, trajeron a Jesús un mudo, endemoniado. Y echado fuera el demonio, el mudo habló; y la gente se maravillaba, y decía: Nunca se ha visto cosa semejante en Israel.” Mateo 9:32-33

Este es solo uno de los muchos ejemplos bíblicos que muestran, claramente, que vivimos en un mundo espiritual y que la mayor parte de los problemas que enfrentamos, aunque aparentemente sean físicos, tienen una raíz espiritual.

A veces se trata de enfermedades, como el caso del ciego, otras veces, estos males espirituales se manifiestan como ciclos de fracaso, depresión, miedo, insomnio, desintegración de la familia o miseria, por citar solo algunos ejemplos.

Por eso, es de vital importancia que todas las personas busquen su Liberación Espiritual, ya que, arrancando la raíz, el problema estará resuelto.

“Y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía un espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.” Lucas 13:11

¿Hablamos?