10º Consejo para Blindar tu Fe

NO DEJE QUE SU IRA SE VUELVA EN SU CONTRA

“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo.” (Efesios 4:26,27).

Es natural que nos enojemos una que otra vez. Eso no afecta nuestra vida con Dios, siempre que esa ira no se apodere de nosotros. Si nos llenamos de resentimiento, deseo de venganza y otras porquerías, damos libre acceso para que el mal actúe. Si su ira lo hizo pecar, arrepiéntase, perdone a quien necesita ser perdonado y vuelva a vigilar sus pensamientos.  

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?