Home 2018-10-15T13:31:21+00:00

CENTRO DE AYUDA CRISTIANO

La solidaridad no tiene religión

CENTRO DE AYUDA

La solidaridad no tiene religión

Testimonios


Rosa Sambad
Una dura infancia que marcó el resto de su vida
Rosa se encontraba sola y abandonada

Cuando todo se derrumba es muy difícil ser positivos y continuar mirando para adelante. Eso es lo que le ocurrió a Rosa. “Mi vida estaba destrozada en todas las áreas. En el área sentimental, en la vida económica, en la espiritual y en la familiar también. Todo se desmoronó al mismo tiempo. Mi vida era un caos en ese momento”, nos cuenta nuestra protagonista.
Su infancia no fue sencilla. Desde pequeña sufrió abusos por parte de familiares cercanos y eso la marcó el resto de su vida. Cuando todo lo que tenía en su etapa adulta se viene abajo, cae en una fuerte depresión. “Me dieron medicación y llegué a tener ansiedad que nunca la había tenido, insomnio, taquicardias, miedo a salir de casa…”, relata.

Perdió la esperanza y la ilusión por vivir. Todo la daba igual. “No encontraba sentido a mi vida y acabé en el hospital con tubos por todos los lados. Esa fue mi primera experiencia. Posteriormente lo intenté dos veces más. Ponía mi vaso delante, machacaba un montón de pastillas, me tomaba un par de tragos, pero después de lo mal que lo pasé en la primera ocasión, había algo que no me permitía culminarlo”, asegura Rosa.

Se sentía invisible para todo el mundo, sola e incomprendida. “En esa etapa en la que yo estaba tan mal, un amigo me invitó a venir al Centro de Ayuda porque él me dijo que podían aconsejarme y resolver mis problemas. Cuando llegué el primer día, la verdad es que me gustó y seguí participando en las reuniones”.
Poco a poco la fueron orientando y ayudando. Hoy su vida es completamente diferente, “soy una mujer feliz y capaz de afrontar los problemas. Siempre digo que el día que empecé a venir al Centro de Ayuda, volví a nacer”.

Carmen Mariño
Mi sufrimiento empezó en la adolescencia
La muerte era un pensamiento constante, aunque en el fondo de mi alma yo quería vivir y luchar por mis sueños

Mi sufrimiento empezó en la adolescencia. A raíz de problemas familiares, donde predominaban las peleas y los problemas mentales como la depresión, trastornos obsesivos o esquizofrenia, empecé a sufrir ataques de pánico y de angustia que desembocaron en una profunda depresión.

Por causa de este problema tuve que empezar a tomar medicación para minimizar los ataques que podían surgir en cualquier momento. Tuve que dejar de practicar deporte y empecé a suspender casi todos los exámenes de la universidad.

No conseguía dormir. La hora de acostarme la encaraba con mucho estrés y ansiedad porque tardaba horas en quedarme dormida, y cuando lo hacía, a veces me despertaba con un ataque de pánico y llorando sin saber por qué.

Mi día a día era angustioso. Solo aquel que pasa por una situación similar puede comprender lo que es vivir pendiente de cuando el “monstruo del pánico” le de el antojo de volver. A veces era en la calle, paseando, hablando con un amigo o tomando algo en una cafetería. El ataque de pánico podía aparecer en cualquier momento y en cualquier lugar. Recuerdo que un día, estando en una playa muy tranquila, charlando con un amigo sobre temas triviales, me dio un ataque de pánico muy fuerte. La angustia que viví en aquellos minutos quedaron marcados en mi memoria.

La persona que sufre con ataques de pánico tiene la sensación de que tendrá una muerte inminente, las palpitaciones se pasan de revoluciones y parece que de un momento a otro el corazón empezará a echar humo y explotar. Uno suda en frio, y lo único que consigue hacer es correr y pedir por socorro. Es horrible.

Yo quería luchar y estudiar pero no tenía fuerza, pensaba que acabaría en un psiquiátrico y que no podría hacer una vida normal.

Sentimentalmente era una persona muy carente. La falta de la figura de un padre presente y que me apoyara, hizo que no fuera una persona segura y que buscase fuera, el cariño y seguridad que no tenía dentro de casa. Tuve varias parejas, pero ninguna de ellas me hizo sentir paz o verdadera felicidad, muy al contrario, a veces terminaba sintiéndome usada, sin valor, lo que contribuía a mi estado depresivo.

Pasaron un par de años y en el intento de seguir adelante leía libros de autoayuda y me sometía a sesiones de regresión, pero no funcionaban. A cada día me encerraba más en mi propios miedos y no hablaba nada a nadie para evitar que me tacharan de problemática o simplemente, de loca.

Mi refugio era internet, y como tenía miedo de irme a cama porque en ocasiones me despertaba llorando y gritando, me dedicaba a buscar páginas y chats donde pudiese hablar con personas que hubiesen pasado por lo mismo que yo y que hubiesen vencido. Esa era mi esperanza.

Un día, en uno de esos chats, una señora me habló del Centro de Ayuda y del Dios vivo que nos ayuda si nosotros actuamos nuestra fe. Durante dos años esta persona se convirtió en mi mejor amiga, me refugiaba en ella, hasta que ya no conseguía soportar más la depresión, el vacío y la angustia. La muerte era un pensamiento constante, aunque en el fondo de mi alma yo quería vivir y luchar por mis sueños.

Cuando busqué en internet la dirección del Centro de Ayuda me sorprendió ver que estaba cerca de mi domicilio. No lo pensé dos veces y fui. Me recibieron muy bien y me explicaron que tenía un problema espiritual y que después de hacer una cadena de liberación, todos esos síntomas desaparecerían.

Me costó creer al principio pero me aferré a la fe como si fuera mi última oportunidad de ser feliz. Después de tres meses ya no tomaba ninguna medicación y los síntomas de angustia y ansiedad habían desaparecido totalmente. ¡El tratamiento es infalible!

De todo esto ya pasaron 13 años y puedo decir que el cambio en mi vida no fue momentáneo ni temporal, ya que no he vuelto a tomar, desde entonces, ningún ansiolítico o antidepresivo. A lo largo de este tiempo he conseguido tener la paz que tanto deseaba, terminar mi carrera y posgrado, y vivir en el extranjero durante años, algo impensable en aquellos momentos tan difíciles. También he visto cambios en mi vida familiar, ya que antes había muchas peleas y rencor, pero hemos conseguido restaurar muchas relaciones dañadas. Económicamente también aprendí a prosperar tomando actitudes en base a las orientaciones que recibí en este lugar y ahora me siento realizada con mi profesión. Sentimentalmente, antes que era una persona frustrada y que no conseguía tener una estabilidad, ahora tengo una persona a mi lado que me cuida, me completa y me valora como mujer.

Sin embargo, de todo lo que tengo y hago en mi vida, mi mayor placer es poder decirle a las personas que sufren, que existe una salida, sea cual sea el problema que están viviendo.

Enrique Ruiz
Las drogas estuvieron a punto de arruinar su vida
En el Centro de Ayuda, Enrique, encontró la comprensión que necesitaba

Los ex-adictos dicen que la heroína y la dependencia a otras sustancias solo tiene tres salidas: la cárcel, el hospital o el cementerio. Enrique visitó las dos primeras. Otros amigos no tuvieron tanta suerte y hoy no pueden contarlo. “Yo di mis primeras caladas al porro y me gustó y me hizo sentirme bien”, recuerda nuestro protagonista.

Así buscaba evadirse de sus problemas. Y es que a pesar de su juventud había sufrido mucho. Tenía muchos complejos, era tartamudo y se reían de él. Además, su madre se debatía constantemente entre la vida y la muerte. “La diagnosticaron cáncer, tuvo varias operaciones y yo me quedaba en casa de algún familiar, pero sentía que estorbaba. Además, yo escuchaba sus conversaciones y decían Juanita se está muriendo. Así que con 12 años empecé a probar hachís, porros, pastillas… y después quise más”, afirma Enrique.

Con 17 años consumía cocaína habitualmente. Un desengaño amoroso le hizo refugiarse más en ese mundo y cayó también en la heroína. ¡Esa fue su perdición! “Nunca me faltó el trabajo y al principio no tenía problemas para asumir el coste de esas drogas. Luego pasé a más dosis, a más gramos, y cuando subes las cantidades tu sueldo no es suficiente”.

Así que decidió también traficar para ganar más dinero e incluso robar junto a sus amigos. ¡No les importaba absolutamente nada ni nadie! La situación era incontrolable. Insultaba a sus padres, les empujaba y les faltaba al respeto constantemente.
Enrique vivía por y para las drogas. No sé dio cuenta de la gravedad del problema hasta que pasó su primer mono. Posteriormente sufrió una sobredosis. “Cuando me despertaron en el hospital, entubado por todos los lados, recuerdo que el médico me dijo volviste a nacer Enrique, pero eso no me quitó el miedo”.

Acudió a psicólogos y a clínicas de desintoxicación. Conseguía limpiarse durante los seis meses que permanecía encerrado, pero cuando salía recaía de nuevo. Tenía ya 28 años y pensaba que no tenía ninguna salida. Un día que estaba en casa escuchó un programa de radio que le hizo recuperar la esperanza. “Escuché hablar del Centro de Ayuda. Las personas que estaban participando en el programa me llamaron la atención. Estaban felices, estaban positivas, decían que todo puede cambiar”, relata.

Decidió acudir a una reunión. Se encontró a otros jóvenes que estaban alegres y que fueron capaces de superar sus problemas. Encontró la motivación y la esperanza que tanto necesitaba. Siguió haciendo caso a todos esos consejos y en pocos meses consiguió dejar 17 años de drogas.

España es el quinto país de toda Europa en el que más cocaína y cannabis se consume según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías. Gracias al Centro de Ayuda, Enrique ha conseguido tener una segunda oportunidad ¡y no piensa desaprovecharla! De hecho, lleva ya 25 años sin consumir.

Actividades en nuestro centro de ayuda


LUNES

LUNES

VIERNES

VIERNES

Reuniones de liberación:
Personas con depresión
Ansiedad
Adicciones

HORARIOS
00:00 – 00:00 hs

DOMINGO

Actividades en nuestro Centro de Ayuda


Lunes

Congreso por el éxito

Todos los lunes

10h, 16h y 20h

Leer más

Viernes

Liberación Emocional y Espiritual

Todos los viernes

10h, 16h y 20h

Leer más

Domingo

Encuentro de las Familias

Todos los domingos

10h y 17h

Leer más

Progreso y Prosperidad


Congreso por el éxito

Los problemas económicos a los que se enfrenta buena parte de la sociedad española no son ninguna novedad. La propia Comisión Europea advierte de que España es uno de los países de la Unión con más desequilibrios económicos. ¿Los motivos? La alta tasa de paro, el elevado nivel de deuda tanto externa como interna y la precariedad del empleo. Actualmente nuestro país registra cerca de 3 millones y medio de parados.

En España no solo los jubilados y los pensionistas son susceptibles de estar incluidos en el colectivo de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Y es que trabajar no garantiza estar fuera de esta estadística. De hecho, el 28% de la población, a pesar de tener empleo, percibe menos de 700 euros al mes.

Toda esta situación de crisis económica genera problemas en las familias, frustración, pesimismo, baja autoestima y termina minando la ilusión de las personas. En el Centro de Ayuda, somos conscientes de que el área económica y financiera es fundamental para lograr bienestar, tranquilidad, paz y armonía. Por eso, todos los lunes a las 7:00, 10:00, 14:00, 16:00 y especialmente a las 20:00 horas realizamos la Conferencia para el Éxito.

¿De qué se trata? Es una reunión en la que se potencia la superación personal a través de consejos y reflexiones profundas. Enseñamos a los asistentes a creer en sí mismos, a ser emprendedores, a luchar por sus metas y a lograr sus objetivos.

Son charlas gratuitas, de una hora de duración aproximadamente, en las que nos apoyamos en la Fe Inteligente y donde todo el que lo desee es bienvenido. Encontrarás consejos, recomendaciones y casos reales de personas que estaban en situaciones complicadas y lograron triunfar.

Bienestar Interior


Liberación Emocional y Espiritual

“Estoy gafado”, “¿me ocurrirán estas cosas porque me tienen envidia?”, éstas y otras muchas frases se utilizan habitualmente cuando todo nos sale mal y no encontramos explicación a nuestros problemas. Efectivamente, hay situaciones
de índole espiritual que se nos escapan y necesitamos respuestas. Por eso todos los viernes, en el Centro de Ayuda, realizamos una reunión destinada a la Liberación Espiritual.

Vivimos en una sociedad en la que problemas como la ansiedad, la depresión, el estrés, el insomnio y las enfermedades psicosomáticas calan profundamente en las personas. Estas situaciones no entienden de clase social, ni de nivel sociocultural. De hecho, individuos con una preparación académica excelente o grandes profesionales de su sector han caído en una espiral de fracasos y no consiguen salir adelante.

¿Qué significa el término liberación? La liberación es el medio para ponernos en la alineación correcta tanto física como espiritual con Dios, anulando maldiciones o maleficios de los que podamos haber sido víctimas.
Como hemos visto muchos problemas no tienen explicación o, a priori, no tienen solución. Pues bien, no es así. Los viernes realizamos reuniones de Liberación basadas en la Fe Inteligente. En ellas, enseñamos a los asistentes a vencer sus miedos, a resolver sus dudas, a fortalecer sus valores y, sobre todo, a terminar con todos estos problemas que tienen un origen espiritual.

Santo Culto


Encuentro de las Familias

¿Estás rodeado de gente y te sientes solo?, ¿te encuentras en un ambiente festivo, pero estás triste?, ¿compras, tienes todos los bienes materiales que cualquier persona ansía y aun así no te sientes satisfecho? Seguro que te sientes o te has sentido identificado en algún momento de tu vida con estas situaciones.

Esto sucede porque tenemos una carencia espiritual. El ser humano necesita la presencia del Espíritu Santo y cuando no la tiene, cuando le falta Dios en su vida, ocurren estas cosas.

Por eso, los domingos a las 10:00 de la mañana se celebra el Santo Culto, el día del Señor. Principalmente se lleva a cabo el tratamiento de la Cura Interior. Muchas personas sienten un vacío que no consiguen llenar de ninguna manera, pues bien, en esta reunión encontrarán la dirección y los consejos necesarios para cambiar su realidad.

Además, se ora por las familias, por la reconciliación, la unión, la resolución de conflictos, etcétera. Sin lugar a dudas es una reunión muy especial.

No importa la religión que profeses, ni la filosofía de vida que lleves a cabo ni las creencias que tengas. El Centro de Ayuda abre sus puertas a todo el mundo. Todo aquel que quiera tener un encuentro con Dios, retomar las riendas de su vida y de su familia, es bienvenido.

Labor social del Centro de Ayuda


El Centro de Ayuda nació en 1993 con un objetivo claro: apoyar y orientar a personas
que sufren problemas en áreas específicas de su vida como la económica, la familiar, la
espiritual o la emocional. Desde entonces hemos trabajado duramente y con constancia
para llegar a toda la sociedad. Por eso el Centro de Ayuda tiene grupos específicos de
trabajo en función de las edades de sus integrantes:

Grupo EBI
(Escuela Bíblica Infantil)

Frecuencia Joven

Grupo Caleb

Mimo saludable

Madres en Oración

Proyecto Rahab

Donación de sangre

Visitas a las cárceles

Distribución de bolsas de alimentos

Noticias


Religión cristiana universal del Reino de Dios, razón para creer

Infinitas son las razones para creer en la religión cristiana universal del Reino de Dios. Ayudando a fieles desde sus cimientos, cumple con todas las garantías necesarias para que la persona que lo necesita, pueda ir feliz con el Reino de Dios. En este artículo queremos hablarte no solo de su historia sino de por qué cuenta
con tantos seguidores alrededor del mundo.

La religión cristiana universal del Reino de Dios

La religión cristiana universal del Reino de Dios, siempre solidaria

Descubre más sobre nuestro Centro de Ayuda


Blog


¡Echale un vistazo a nuestro blog!

Centro de Ayuda
  • Catástrofe en Sant Llorenç

Catástrofe en Sant Llorenç

octubre 16th, 2018|0 Comments

Luto, estrés y fango, mucho fango. Esta es la estampa de la localidad de Sant Llorenç des Cardassar unos días después de haber sido azotada por la mayor tromba de agua registrada en la historia de [...]

  • No huya de la lucha

No huya de la lucha

octubre 15th, 2018|0 Comments

Abraham y Sara estaban casados, pero ella era estéril. En esa época y en su cultura, no tener hijos era vergonzoso. Y la cultura también permitía que la esposa eligiera a una sierva para que [...]

  • El poder de la indignación consciente

El poder de la indignación consciente

octubre 8th, 2018|1 Comment

¿Usted sabía que toda persona de éxito está constantemente indignada? No indignada contra Dios, contra las personas o contra el gobierno, sino ante las malas situaciones. Indignada ante la injusticia. La indignación consciente es una [...]