11 años de depresión superados en 15 días

Tenerlo todo pero no ser capaz de disfrutar de nada. Una sensación de vacío común en aquel que padece depresión. Una tristeza profunda del alma, una sed que no se sacia con nada material. Esto era lo que sentía Maricarmen antes de recurrir a la ayuda gratuita del Centro de Ayuda Cristiano.

Ella no se explicaba por qué no conseguía sentirse satisfecha a pesar de tener trabajo, salud, amigos y una familia que le quería. “Había un profundo hueco dentro de mi que nada ni nadie podía llenar. Lloraba todos los días sin motivo. Procuraba divertirme, salir al cine, a la discotecas con mis amigos, pero nada de lo que hacía conseguía aplacar el profundo dolor que había en mi alma”, confiesa Maricarmen, que además del vacío, tenía una sensación de opresión constante en el pecho.

La madrileña buscaba ayuda, pero en lugares inciertos. “Recurrí a la brujería, pero mal sabía que mi estado iba a empeorar. Empecé a tener unas pesadillas horribles, sentía mucho miedo y tenía la sensación de que alguien estaba siempre conmigo.”  El día a día era difícil. “Estaba en un lugar y quería estar en otro. No me sentía bien en ningún lugar. Nadie me entendía y tampoco yo me entendía a mí misma. Llegué a fumar tres cajetillas de tabaco al día”.

Una decisión fue la clave: recurrir al Centro de Ayuda Cristiano. “¡Qué maravilla! ¡La mejor decisión que he tomado en toda mi vida! En solo dos semanas, tras hacer las cadenas de oración con mucha fe, se acabaron las pesadillas, el miedo, el dolor del alma y el tabaco. Mi vida pasó de ser oscura a llenarse de luz y color. Ahora sí puedo ser feliz.”

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?