Alrededor de 200 jóvenes y padres han asistido este fin de semana a una charla sobre cómo salir de las bandas latinas por el Centro de Ayuda Cristiano.

Los adolescentes, alguno de ellos con sólo 10 años de edad, acudieron a este coloquio que contó con el testimonio de un ex Latin King y una antigua miembro de los Trinitarios. El pastor evangélico Alberto Díaz, del Centro de Ayuda Cristiano, coordinó el acto y dio pautas para poder salir de una banda.

Uno de los momentos neurálgicos de la charla ocurrió durante el coloquio, cuando un africano se levantó, dijo pertenecer a los Trinitarios y mostró su disposición para abandonar su banda, y a quien el auditorio dedicó un fuerte aplauso. «No es fácil y no tienes que tener miedo, nosotros te vamos a ayudar», le respondió el pastor Díaz.

También asistieron a la charla numerosos padres, que viven con angustia el comportamiento de alguno de sus hijos y que pidieron orientación para saber cómo han de abordar esta compleja situación.

Los dos testimonios han explicado con toda crudeza lo fácil que es entrar en una banda al encontrar allí alcohol, droga, sexo y apoyo por parte de otros jóvenes que se hacen pasar con su nueva familia, y lo difícil que es salir.

El joven, un «rey» de los Latin Kings que llegó a tener a 32 chicos a su cargo, narró su paso por cinco prisiones y cómo se dejó arrastrar por este camino extremadamente violento. La joven entró en los Trinitarios a los 14 años de edad y fue pareja de uno de los jefes, para después quedarse embarazada y abortar en su domicilio después de que el chico se desentendiera de ella, incluyendo varios intentos de suicidio.

Por su parte, el pastor Alberto Díaz explicó que se puede salir de las bandas, y que lo mejor es hacerlo en compañía de otros jóvenes. En el caso del Centro de Ayuda Cristiano, su organización Fuerza Joven ha tratado ya a más de 300 jóvenes expandilleros ocupándose de su reinserción social.