2º – Clamando

Como vimos, la condición espiritual de Israel se había deteriorado. Por ese motivo, el estado económico y político de la nación colapsó, no habiendo más esperanza de vida en aquel país. Los hijos de Israel sembraron la rebelión, la prostitución y la idolatría — y cosecharon sus frutos.

Cuando se vieron extremadamente debilitados por la presencia masiva y destructiva de los madianitas, los hijos de Israel clamaron al Señor.

Clamar es diferente que hacer una oración. En una oración, las palabras suenan como una súplica o un gemido. El clamor es diferente porque se hace solo en situaciones de extrema desesperación. La persona necesita llegar al fondo del pozo, o al límite del dolor y de la aflicción, para entonces clamar.

Cuando los escritores sagrados registraron el clamor del pueblo de Israel, estaban refiriéndose a la expresión más profunda de angustia, dolor y desesperación, ya que nadie realmente clamaría desesperadamente mientras le quedara un hilo de esperanza.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?