30º Consejo para Blindar tu Fe

TEN EQUILIBRIO

«No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso; ¿por qué habrás de destruirte?» (Eclesiastés 7:16). Si exiges perfección de ti mismo y de los demás, te parecerá que todo estará mal. Cualquier broma inocente será un escándalo, y empezarás a juzgar y condenar todo y a todos. Este es un camino fácil para abandonar la fe y destruirse a uno mismo. Recuerda que somos imperfectos y vivimos en un mundo imperfecto. Cuando no nos consideramos justos a nuestros propios ojos, pero nos esforzamos para caminar en la presencia de Dios, obedeciendo Su Palabra, entonces nos volvemos perfectos a Sus ojos. La Justicia es de Él y está en Él, no en nosotros.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?