Causa y consecuencia

causa y consecuencia

“Mas el SEÑOR, vuestro Dios, seguiréis, como habéis hecho hasta hoy. Pues ha arrojado el SEÑOR delante de vosotros grandes y fuertes naciones, y hasta hoy nadie ha podido resistir delante de vuestro rostro.” (Josué 23:8-9)

 

“Mas el SEÑOR, vuestro Dios, seguiréis, como habéis hecho hasta hoy (…) Y hasta hoy nadie ha podido resistir delante de vuestro rostro.”

 

Hay una conexión entre seguir a Dios y que nadie pueda resitir al que sigue a Dios. Es causa y consecuencia. Si usted sigue a Dios, ningún mal le podrá resistir. Sin embargo, la Palabra de Dios resalta, dos veces: “hasta hoy”.

 

Usted va a enfrentar problemas, pero mientras siga a Dios, ningún mal le podrá resistir. Hasta hoy, ningún mal pudo resistirle, pues, hasta hoy, usted siguió a Dios. Mañana ningún mal podrá resistirle, si – y solamente si – mañana usted a Dios. Día a día, la consecuencia seguirá a la causa.

 

Siga este consejo del Espíritu Santo. Seguir a Dios es confiar en Él, es entregarse a Él, es asumir un compromiso serio e indisoluble con Él, como un matrimonio. Día a día, cuide de ese compromiso. Así, Él continuará expulsando de su camino incluso las mayores y más fuertes dificultades.

 

Si quieres esta sociedad con Dios, sígalo día a día, no desmaye.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?