¿Cómo alcanzar la madurez espiritual?

“Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.” (1 Corintios 14:20)

He aquí la descripción del hijo de Dios: niño en la malicia, maduro en el modo de pensar. Suficientemente maduro para juzgar lo que está bien y lo que está mal y para hacer las cosas de una manera racional. Sin embargo, niño en la malicia, significa con la conciencia pura y los ojos buenos. En el proceso de madurez de la fe, no se pueden perder de vista estos aspectos.

El maduro en la malicia no puede formar parte del Reino de Dios, pues el Reino de Dios no es un reino de malicia. Por otra parte, quien es niño en el juicio, es emocional y fatalmente se resbalará hacia afuera del Reino de Dios. Pero, ¿cómo alcanzar la madurez en la fe? El pastor no te dará la madurez que necesitas, ni el Espíritu Santo.

Lo que te dará hará madurar serán los desiertos, las tribulaciones, los problemas que tendrás que enfrentar solo. Si mantienes tu fe firme, cuantos más desiertos enfrentes, más madura estará tu fe. Cuantos más desiertos enfrentes y mantengas la fe, más madura estará tu fe. Lista para enfrentar nuevos desafíos y alcanzar el Reino de Dios.

Mantente firme en los desiertos de la vida, mantén tu fe en las dificultades, pues así conseguirás madurar tu fe y mantenerte en el Reino de Dios.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?