DECIDIR

Permanecer parado o seguir. Continuar llorando o sonreír. Dejarse llevar o, en la dificultad, encontrar una solución. Luchar o entregarse en la guerra. La vida está hecha de decisiones y tú eres quien elige lo que debes hacer. Este es el mayor poder que existe y Dios lo colocó en nuestras manos: el poder de la decisión. No debes entregárselo a nadie.

Cuando decides levantarte y luchar, te encuentras a mitad de camino. Es posible que algo no salga conforme lo planeado, pero, aun así, te corresponde a ti tomar la decisión de seguir intentándolo o desistir.

Te mostramos cinco sencillos trucos para enfrentarte a tus decisiones sin miedo:

  1. Analiza el problema y dale la importancia real que tiene.
  2. Evalúa las ventajas y las desventajas.
  3. Piensa en las posibles consecuencias.
  4. Evita la presión social.
  5. Toma la decisión.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La soledad duele

Muchos, con seguridad, prefieren el dolor físico, que puede ser identificado por la medicina y para el cual existe algún tipo de tratamiento profiláctico, que

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?