El carácter hace al hombre

El carácter hace al hombre

La parte más importante de un gran edificio es la que nadie ve: los cimientos. Con cimientos firmes, la construcción puede crecer y el resto se mantendrá fuerte y resistente a cualquier tempestad. Sin embargo, si los cimientos son débiles o están mal construidos, el edificio puede crecer e incluso ser bello pero tarde o temprano se derrumbará.

Del mismo modo, la vida de quien quiere ser grande y tener éxito se apoya en un cimiento que nadie ve y que debe ser fuerte: el carácter. La base del carácter es la ética. Los griegos llamaban «ethos» al conjunto de acciones y hábitos que permiten que cristianismo sintetiza muy bien ese concepto, cuando enseña: «Así que todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos, pues esto es la ley y los profetas» (Mateo 7:12).

Es la manera más práctica de cumplir los mandamientos de Dios y también la ley de los hombres. Si mantiene eso en mente, usted no mentirá, a menos que quiera que los demás le mientan (y nunca he conocido a nadie a quien le guste). Nunca traicionará, porque no le gustaría ser traicionado. Nunca engañará, porque no le gustaría que lo engañen. Nunca perjudicará a nadie, porque no le gustaría ser perjudicado.

Nadie quiere hacer negocios con una persona mentirosa, deshonesta y tramposa. Usted no confía en una persona que tiene mal proceder. Puede parecer que a la persona deshonesta le va bien en determinado momento, pero su éxito no dura mucho. Aunque gane dinero, seguramente no será feliz en su vida amorosa, ni tendrá paz de espíritu, mucho menos será una persona realizada. Y, como sabemos, el éxito abarca todas las áreas.

En las últimas décadas hemos observado un fuerte trabajo de deconstrucción de todo lo que construimos como sociedad. El valor de la palabra ha sido relativizado. Hollywood y la industria del entretenimiento predican que los hombres pueden tener éxito y alcanzar estatus, gloria, riqueza y felicidad usando la mentira, la deshonestidad y explotando todo lo que antes era llamado falla en la conducta.

Increíblemente, hemos llegado a un punto en el que el ciudadano que se preocupa por mantener su palabra, que valora su honra y pauta su vida a partir de la ética es considerado como un tonto. Nadie quiere «quedar en desventajas» y a nadie le gusta que lo engañen. Nadie quiere verse como un tonto.

Cuando todos los medios de comunicación le dicen que a los deshonestos les está yendo bien y que usted es un tonto por querer ser honesto, la gente a su alrededor empieza a repetir eso, como si fueran robots. Observe eso. Si una mujer es traicionada por el marido, no tardará mucho en escuchar de una «amiga»: «¡Hazle lo mismo! Si él te traicionó, ¡traiciónalo tú también!». Lo mismo pasa en el mundo de los negocios. A usted lo traiciona un socio deshonesto o un proveedor corrupto o un cliente malintencionado y pronto comienza a escuchar los «consejos» de hacer lo mismo con tal o cual persona.

Es común que las sugerencias para aceptar un soborno, falsificar un documento o sobornar a alguien vengan acompañadas de frases como: «todo el mundo lo hace» o «si no lo haces, no vas a sobrevivir en el mercado», como si el hecho de que todo el mundo lo haga eliminara las consecuencias o borrase el crimen. Lo que está mal continúa estando mal, aunque todo el mundo lo haga. Pero hay una corriente de pensamiento que predica que no existe lo correcto y lo incorrecto. Creo que ese pensamiento proviene directamente del infierno.

Hay un libro de un antiguo guerrero chino, todavía muy utilizado en administración, que enseña a basar sus actitudes en la simulación. Siga ese tipo de consejos solo si no quiere contar con Dios y no cree que cosecharemos todo lo que sembremos.

Nos están engañando. No son los «deshonestos» los que alcanzan el éxito. No hay cómo tener éxito sin paz de espíritu. Y no hay cómo tener paz de espíritu sin una conciencia limpia. La conciencia limpia genera energía y hace que usted sea capaz de construir una trayectoria exitosa en absolutamente todas las áreas de su vida.

Con modelos correctos de comportamiento, usted tendrá un matrimonio exitoso, niños bien criados, salud, amistades sanas, un trabajo que la hacer feliz, recursos económicos suficientes como para que no le falte nada e, incluso, para ayudar a otras personas.

No hay forma de separar las osas. No hay cómo ser corrupto en su trabajo y ser correcto en la iglesia. No hay cómo ser correcto en el trabajo y deshonesto en el matrimonio. Sus actitudes siguen un modelo. Mantengan un modelo de comportamiento correcto en todas las áreas y evitará problemas.

Si ya conoció a un mentiroso, infiel, deshonesto, mezquino y egoísta que es feliz en el matrimonio, que tiene amistades verdadera, una familia unida y una empresa próspera, revise sus fuentes. Probablemente, le están mintiendo. Es imposible que una persona que tenga un comportamiento distorsionado sea verdaderamente feliz y próspera. Como dije antes, puede tener dinero, pero el dinero no es éxito. Tener dinero ni siquiera es sinónimo de prosperidad. La prosperidad abarca muchas otras cosas, incluso un comportamiento admirable.

Sin embargo, en una cultura que relativiza los valores y desvaloriza la palabra, ¿cómo liberarse de los malos hábitos? ¿Cómo dejar de mentir si le enseñaron desde temprano que ese era un recurso que podría utilizar sin consecuencias?

Muchos mienten para librarse de situaciones difíciles. Incluso las mentiras blancas que parecen inofensivas, como pedirle a la secretaria que diga que no está en la oficina, hacen la diferencial moldear su comportamiento. Los hábitos están hechos de pequeñas actitudes cotidianas. Cualquier mentira puede convertirse en un monstruo en el futuro y ponerlo en situaciones incluso más difíciles que las que intentó evitar.

Al contar la primera mentira, tendrá que inventar dos o tres más para sostener la primera. Usted le pidió a la secretaria que le dijera a una persona que estaba en una reunión en ese momento, pero en realidad no quería contestar el teléfono. Cuando encuentre a esa persona nuevamente, si ella pregunta acerca de la reunión, tendrá que inventar algunos detalles para dar credibilidad a la primera mentira. «Uh, fue una reunión aburridísima con el gerente», segunda mentira. Y, ademas de eso, su memoria tendrá que ser muy buena, porque tres meses más tarde alguien puede hacerle una pregunta sobre el día 13 de septiembre y usted terminará oyendo un «pero, ¿cómo? ¿Esse día no estabas en una reunión con el gerente?».

Los adúlteros hacen eso a menudo. En un momento dado, están mintiendo tanto que una mentira contradiciendo a otra. ¿Y cuál es el resultado? Pérdida de confianza, resentimientos, falta de credibilidad y, por último, el divorcio y heridas profundas. ¿Vale la pena?

Investigaciones recientes demostraron que el carácter es más improtante que la inteligencia para definir la probabilidad de que una persona alcande el éxito. Con una buena estructura interior, usted puede construir lo que quiera. Si sus clientes saben que pueden confiar en usted, tiene más posibilidades de hacer que le sean fieles. ¿Cómo quiere que un cliente sea fiel si usted mismo no sabe cómo ser fiel?

Si sus empleados confían en usted, es mucho más probable que formen un equipo cohesionado, firme y que se ponga la camiseta. Si su superior confía en usted, las oportunidades de crecer y ser respetado son enormes. Su su esposa (o su marido) confía en usted, habrá paz en su casa. Si sus hijos confían en usted, podrán crecer con estabilidad. De hecho, la confianza y el respeto son dos cosas que solo pueden conquistarse mediante un comportamiento irreprochable. Si miente, si es malintencionado, chismea, si es infiel, si roba o si actúa con crueldad, no espere recibir la confianza y el respeto de aquellos que trabajan (o conviven) con usted. Solo cosechamos lo que sembramos. Es la ley de la vida.

Sin embargo, sea honesto, justo, fiel, bondadoso, dadivoso y  discreto, y tendrá la confianza y el respeto que tanto ha luchado por alcanzar. Sea justo y no explote a sus empleados. No engañe a su jefe. No le mienta a su socio ni a sus clientes. Puede estar seguro de que mantener un modelo de buen comportamiento y de justicia es muy valioso ante los ojos de Dios.

Disciplina, autocontrol, concentración y principios éticos son características que pueden ser desarrolladas, aunque usted haya crecido en un ambiente totalmente inadecuado. Pero ¿cómo desarrollar esas cualidades en el carácter propio si uno fue criado para pensar que solo quienes son «deshonestos» pueden obtener lo que quieren? Si la mentira (aparentemente) lo libró de trampas y salvó su pellejo en los momentos más complicados, ¿cómo renunciar a ella?

En una palabra: decisión. A partir del momento en que decide renunciar a un comportamiento lleno de inconsistencias para adoptar un nuevo comportamiento, habrá una especie de guerra dentro de usted, entre sus antiguos hábitos y su voluntad de cambiar.

Nunca es fácil cambiar, a veces parece que, si actúa de cierta forma toda su vida, nunca logrará actuar de manera diferente, pero eso es solo una impresión. La verdad es que mantenerse firme en su decisión le traerá el cambio que tanto desea. He visto eso en mi trabajo. Conocí gente que creció en la calle, en la marginalidad y que, al buscar un cambio de vida y de comportamiento, logró transformarse de forma sorprendente. Cuando existe decisión, no hay nada imposible.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El amor de muchos se enfriará…

Podemos ver como esta profecía se está cumpliendo en los tiempos actuales: familias desestructuradas, hijos contra padres, padres contra hijos, ya no hay respeto ni

Leer »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?