El egoísmo no compensa

El egoísmo no compensa

Atendía una señora que se lamentaba porque no podía concretar muchos negocios. El movimiento era escaso y se quejaba porque la situación se estaba poniendo difícil y no sabía por qué se estaba quedando atrás. Al conversar con ella, me di cuenta de que el momento de definir los precios para los clientes, elevaba mucho la ganancia. «Calculo 300% más de lo que pagué, porque de esa manera, con una venta que cierro, resuelvo mis problemas» -me dijo, sin darse cuenta de que esa era la razón por la que sus negocios estaban detenidos.

No es solo una cuestión de que al cliente le parezca caro, es una cuestión de pensar que solamente usted debe salir ganando. Si quiere triunfar, no piense solo en usted. No es una casualidad que el segundo gran mandamiento es «amarás a tu prójimo como a ti mismo». La visión de Dios es pensar en el prójimo. Quien tiene la misma visión que Él no quiere solamente ganar. Usted gana, pero quien hace negocios con usted también gana. Si tiene empleados, quiere que ellos también crezca. Invierte en sus empleados y no los trata mal. todo lo que les da, lo cosecha también. E, inevitablemente, recibe más de lo que da.

Orienté a esa señora a reducir su ganancia por producto, cobrando un precio justo, pensando en concretar negocios en los que todo el mundo saliera ganando, no solamente ella. Así, el trabajo sin duda le daría más dinero, más respuesta en volumen y, sobre todos, mucha más satisfacción. ¡Afortunadamente, ella siguió mi consejo y comenzó a crecer! Las ventas aumentaron, ganó clientes fieles y empezó a prosperar de verdad.

El secreto es querer que los otros ganen cuando usted gana. Según una investigación reciente realizada por el Project Management Institute (PMI), las empresas que invierten en los empleados tienen 14 veces más probabilidades de tener éxito en sus proyectos. Es una cuestión de lógica. Si está en un lugar donde hay otras personas y esas personas crecen, usted también crecerá. En cierta forma, podemos decir que el éxito es contagioso, ya que ciertamente se desarrollarán y arrastrarán a los demás. Lo contrario también es cierto, una manera negativa y fracasada de ver el mundo conduce al fracaso colectivo.

Invertir en los empleados es, entonces, una cuestión de inteligencia. Si tiene empleados y sus empleados son bien tratados y valorados en su empresa, trabajarán mejor. Pensar en quienes trabajan con usted es también pensar en el futuro de sus negocios. Aunque estas personas no lo valoren, usted cosechará lo que siembra. Su actitud habitual determina lo que usted cosecha, no algunos actos aislados.

De igual forma, si usted es un empleado, la mejor manera de tener éxito en el trabajo es querer que la empresa crezca y trabajar como si la empresa fuera suya. Ponerse la camiseta. De hecho, si pretende algún día tener su propio negocio, puede comenzar a preparase desde ahora con el negocio de los demás. ¿Cómo puede triunfar usted si su patrón no triunfa? ¿Cómo puede triunfar usted si su empleados no triunfan? Sienta placer en ayudar y hacer lo mejor por aquellos que trabajan con usted.

Los profesionales exitosos son los que se dan

Ellos piensan en cómo pueden colaborar con información, apoyo, agradecimientos, contactos…. Así, crean una red de colaboración a su alrededor que solo tiende a crecer.

Si hace un negocio pensando en sí mismo, hace el negocio una sola vez, pero cuando lo hace pensando en el prójimo, usted gana, la otra persona gana y, a partir de ella, le llegan otros clientes. Esa es una regla que vale también dentro de casa. En la familia, en las relaciones de amistad, en la calle, en cualquier lugar.

El egoísmo es una falla en el carácter. Y usted puede trabajar para eliminarlo de su vida ejercitándose equilibradamente en dar. Trate de pensar más en los demás, vea las necesidades de quien está a su lado. En vez de pensar en lo que usted quiere, piense en lo que podría hacer por lo demás. ¿qué necesita su esposa hora? ¿Qué le gustaría a su marido que usted hiciera? ¿Qué podría hacer hoy, ahora mismo, para hacer mejor, más fácil, más feliz o más sencilla la vida de alguien?

Aunque sea algo aparentemente pequeño o insignificante, hágalo. Son las pequeñas actitudes las que modelan nuestro carácter y fortalecen nuestros hábitos. Entren su mente para ser más altruista, para pensar más en los demás y sentir placer en ayudar. Si no está en su naturaleza, al principio a las personas les parecerá extraño, pero no se desanime. Con el tiempo se darán cuenta de que su cambio es definitivo y creerán en usted. Lo que importa en este momento es que usted quiera cambiar para convertirse en una persona mejor y empezar un camino de éxito.

No permita que inseguridad le juegue en contra (sí, la mayoría de las veces su inseguridad es la responsable de su egocentrismo). Quien es exitoso quiere el crecimiento del equipo, trabaja por el crecimiento de la empresa (aunque sea empleado, ve como si fuera el dueño). Todo lo que siembre, lo cosechará, así que la mejor estrategia es elegir bien qué sembrar. Tome buenas decisiones acerca de cómo tratar a los demás y cómo se comportará ante los éxitos y las derrotas de quienes lo rodean, siempre dispuesto a ayudar como le gustaría ser ayudado. Recuerde la regla de Oro:

«Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros por ellos» (Mateo 7:12).

El éxito comienza dentro de usted. Es fruto de un carácter excelente, que puede ser moldeado por un cambio en sus actitudes y pensamientos. Ese cambio solo puede ser hecho por usted y es ruto de una decisión consciente. Aprenda: quien quiere cambiar, puede de una decisión consciente. Aprenda: quien quiere cambiar, puede cambiar. Usted puede ser quien quiera. ¿Quién quiere ser usted?

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?